El engaño de un entierro marciano

En un pueblo de Texas, un supuesto accidente OVNI se convirtió en la 'leyenda urbana' y hoy se recuerda en una placa en el cementerio donde se enterró al supuesto tripulante marciano.

Cementerio de Aurora
Ver galería Muertes absurdas de famosos de la Historia

Uno de los engaños más sorprendentes del siglo XIX ocurrió en el pueblo de Aurora, en Texas: en el cementerio de la localidad supuestamente fue enterrado un marciano en 1897.

De acuerdo con una noticia aparecida el 19 de abril de ese año en el diario Dallas Morning News, una nave voladora se había estrellado contra el molino de viento de una granja para luego caer encima de un pozo. Según esta publicación, se pudo recuperar el cuerpo del piloto, probablemente el único tripulante de la nave.

Tras el choque de aquel artefacto volador de origen desconocido, la gente de Aurora que acudió al sitio encontró los restos de la nave estrellada –que había producido una gran explosión– y el cadáver del piloto, que fue enterrado en una tumba en el cementerio local con una lápida anónima.

El oficial T.J. Weems, considerado una autoridad en astronomía, aseguró que el piloto de la aeronave que sufrió el percance era un habitante del planeta Marte.

La localización de la tumba en el recinto se desconoce, aunque hoy día una placa en el cementerio recuerda esta "leyenda urbana".

Para los ufólogos, este caso se conoce como el incidente OVNI de Aurora, el primer accidente de una nave alienígena de la Historia.

En los setenta del siglo XX, seguía causando interés este suceso, por lo que numerosos investigadores se acercaron a Aurora para proseguir las pesquisas que aportasen una explicación definitiva a es accidente aéreo sucedido un siglo antes. Pero, sin encontrar ninguna pruebla concluyente, no se descartó la posibilidad de un engaño.

En cualquier caso, este supuesto incidente OVNI en Aurora se convirtió en algo más que una leyenda local aunque no fue tan mediático como "el Roswel de Texas", un caso similar de accidente de una nave alienígena en 1947.

COMENTARIOS