¿Cómo nació la sacarina?

En 1884, Constantin Fahlberg obtuvo la patente del edulcorante artificial que hoy conocemos como sacarina.

Sacarina
Ver galería Inventos egipcios que seguimos usando hoy

Tras su jornada de trabajo en un laboratorio químico estadounidense, si el químico ruso Constantin Fahlberg se hubiese lavado las manos antes de comer, probablemente nunca habría descubierto este endulzante artificial en 1879.

Un día, mientras comía un bocadillo, notó que el pan tenía un sabor dulce inusual, y se dio cuenta de que probablemente provenía del compuesto con el que estaba trabajando en el laboratorio de la Universidad de Johns Hopkins, donde realizaba experimentos relacionados con el alquitrán de hulla.

Con enorme curiosidad, Fahlberg probó cada uno de los compuestos que encontró en su mesa y que provenían de sus experimentos.

Finalmente, el químico ruso logró encontrar al dulce culpable en un cuerpo químico: el ácido anhidroortosulfaminebenzoico.

Así nació el edulcorante artificial que hoy día conocemos con el nombre de sacarina y que se obtiene mediante síntesis química del tolueno o de otros derivados del petróleo.

Aquella negligencia higiénica del investigador le hizo crear, sin saberlo, algo tan común como un edulcorante, que se produjo en masa desde la Primera Guerra Mundial, cuando el azúcar estaba racionada, y es un ingrediente clave de muchos productos sin azúcar que nos ofrece el mercado alimenticio.

Etiquetas: Ciencia, Inventores
COMENTARIOS