Un cronista llamado Goya

La muerte del picador (1793)

A lo largo del siglo XVIII la fiesta de la lidia se convirtió en un recreo mayoritario, gracias a la rebaja del precio de las entradas. En esta pintura Goya representó una de las escenas más violentas, en la un toro cornea a un picador. 

Etiquetas: Arte, Historia, Historia de España

COMENTARIOS