Los cuadros más famosos de Edvard Munch

Muerte en la habitación de la enferma

“Yo no pinto lo que veo, sino lo que vi”, decía Munch. Así, Este cuadro pintado en 1895, nos deja entrever un área general de tristeza a través de los rostros de los personajes y de los colores empleados. Forma parte de El friso de la vida, concretamente a la serie final dedicada a la muerte donde el autor recuerda sus momentos más dolorosos, como la citada muerte de su joven hermana. La cama de la enferma está vacía, mostrándonos una evidencia de que acaba de morir.

 

Etiquetas: Arte, museos, pintores

COMENTARIOS