Los cuadros más famosos de Edvard Munch

La danza de la vida

Munch presenta una escena estival que recorre las tres etapas biológicas a través de un baile de parejas. En la parte izquierda del cuadro, donde se encuentra la mujer virgen, la primera etapa, hay flores y colores blancos, en alusión a la pureza y la juventud. Esa belleza y esa pureza, se van perdiendo en la madurez (figura central en color rojo). Por último, los rostros cadavéricos y los colores oscuros presiden la última etapa antes de la muerte.

 

Etiquetas: Arte, museos, pintores

COMENTARIOS