Los cuadros más famosos de Edvard Munch

El beso

El beso fue pintado en 1897. Fue un cuadro muy aclamado en la época y nos muestra un beso atemporal, paralizado en el tiempo, preso de intimidad y tranquilidad, en contraste con la vida de la ciudad que se vislumbra por la ventana de la estancia. Deseo y amor parecen estar entremezclados en una única figura. Munch recreó otra versión de “El beso” en la que los protagonistas aparecen sin vestimenta alguna.

 

Etiquetas: Arte, museos, pintores

COMENTARIOS