Las 12 mejores obras del Museo del Prado

El descendimiento

Este retablo de Roger van der Weyden es una de las grandes joyas del Museo del Prado. Esta obra fue pintada para la capilla de Nuestra Señora Extramuros de Lovaina y fue comprada en 1549 por María de Hungría, pasando después a las manos de su sobrino Felipe II. En 1939 esta obra se incorporó al museo madrileño y es una de las piezas que demuestra la superioridad técnica y rapidez con la que pintaba su autor. 

Etiquetas: Arte, España, Historia, museos, pintores

COMENTARIOS