Valientes contrarrevolucionarias

El cuerpo de defensa que protegió al primer ministro ruso cuando triunfó la Revolución bolchevique estaba compuesto exclusivamente por mujeres.

Las valientes del Batallón de la Muerte

Si la Revolución de febrero de 1917, en plena Gran Guerra, acaba con el poder absoluto de los zares –y con sus vidas–, en octubre concluirá la metamorfosis de Rusia en “patria del proletariado internacional”, la nueva Unión Soviética. Alexander Kerenski presidía un gobierno provisional debilitado por la creciente fortaleza de los bolcheviques. Éstos, dirigidos por Lenin –el primer gran téorico de la revolución– reclamaban “todo el poder para los soviets”. Cuando el 25 de octubre, miles de obreros se dirigen hacia el Palacio de Invierno de San Petersburgo, el primer ministro se atrinchera en el edificio, encargando su defensa al Batallón de la Muerte.

Grupo variopinto

Esta compañía femenina, formada por 139 enfermeras, campesinas y aristócratas, estaba comandada por María Bochkareva, Yashka. A pesar de sus intentos por frenar la embestida bolchevique, son desbordadas y capturadas. Después serían liberadas, como reconocimiento a su valor.

 

Etiquetas: Mujeres, Revolución, URSS

COMENTARIOS