Una Revolución portuguesa anterior a la de los Claveles

La Revuelta de Febrero fue una rebelión militar contra la dictadura portuguesa que transcurrió entre el 3 y el 9 de febrero de 1927.

Una Revolución portuguesa anterior a la de los Claveles
Ver artículo La Revolución de los claveles

La Revolución de los Claveles que el 25 de abril de 1974 provocó la caída del régimen salazarista –al frente de Portugal, en distintas formas, desde 1926– fue un acontecimiento de impacto mundial: las imágenes de los tanques con claveles en los cañones como símbolo de no violencia (la rebelión militar sólo produjo cuatro víctimas mortales) dieron la vuelta al planeta. Mucho menos conocida es la llamada Revuelta o Revolución de Febrero de 1927 que, casi medio siglo antes, intentó sin éxito derrocar a la misma dictadura, la más longeva de Europa: duró 48 años.

Pero si a la de los Claveles le tocó el éxito y la fama (en la fase terminal del salazarismo), a la de Febrero le corresponde el mérito de haberlo intentado cuando el régimen militar acababa de echar a andar. El 28 de mayo de 1926, un golpe de Estado había cambiado el rumbo del gobierno en Portugal, iniciando el período de António de Oliveira Salazar como ministro de Finanzas y hombre fuerte del régimen (a partir de 1932 vendría el llamado Estado Novo, directamente regido por Salazar como primer ministro). Y menos de nueve meses después, concretamente el 3 de febrero de 1927, estalló la revuelta.

En la frustrada Revolución de Febrero, que se desarrolló en Lisboa (en la imagen) y sobre todo en Oporto, participaron militares demócratas como el general Sousa Dias y políticos republicanos. Al contrario que la de los Claveles, dio lugar a intensos combates que se saldaron con más de 150 muertos y casi 800 heridos. El 9 de febrero, los principales cabecillas de la rebelión se rindieron y fueron encarcelados. Y la dictadura reforzó su carácter represivo y su ideología fascista, que llevaría años más tarde a que Salazar fuera un aliado incondicional de Franco en la Guerra Civil, pese a que ambos autócratas se detestaban mutuamente.

Etiquetas: Dictaduras, Ejército, Europa, Franco, Militares, Portugal, Revolución

COMENTARIOS