Una imagen icono de mayo del 68

La fotografía de una joven estudiante enarbolando una bandera de Vietnam dio la vuelta al mundo como emblema del mayo francés.

Mayo del 68

Una de las imágenes icono de mayo del 68, portada de Life y Paris-Match, fue la de una joven con una bandera de Vietnam en una manifestación que se dirigía a la plaza de la Bastilla. La chica se llamaba Caroline De Benderm y era una modelo inglesa de familia noble a la que su abuelo desheredó cuando vio la foto. Hoy vive retirada en un pueblo de Normandía. El chico que la lleva a hombros es Jean-Jacques Lebel, que durante aquellos días lideró la ocupación del Teatro del Odeón y luego se hizo artista plástico de vanguardia.

Otro destacado dirigente sesentayochista fue Alain Geismar, ingeniero de minas nacido en 1939 y por entonces secretario general del sindicato de los profesores universitarios. En los 90 formó parte de los gobiernos de Mitterrand como inspector de Educación y, más tarde, como consejero de Jospin.

Y por supuesto, el protagonista más visible de mayo del 68 fue Danny el Rojo. Su imagen dialogando con Jean-Paul Sartre, lanzando un encendido discurso en las barricadas del Barrio Latino o mirando sonriente y provocador a los gendarmes franceses son algunos de los símbolos más representativos de aquella gran revuelta juvenil que sacudió París y atrajo la atención del mundo. Se llamaba Daniel Cohn-Bendit y había nacido en 1945 en Montauban (Francia) de padres judíos alemanes escapados del nazismo. Estudió el bachillerato en Alemania, cuya nacionalidad adoptó para librarse del servicio militar cuando volvió a Francia a estudiar Sociología en la universidad parisina de Nanterre. Allí se significó enseguida como líder del movimiento estudiantil.

Después de 1968, el gobierno francés expulsó del país a Cohn-Bendit, que se implicó en los medios anarquistas y el movimiento okupa de Frankfurt, ciudad en la que trabajó como periodista a partir de 1978. Por esa época empezó su acercamiento a Los Verdes, partido al que se adhirió en 1984. En 1986 hizo oficial su abandono de la postura revolucionaria en la obra La Revolución, y nosotros que la quisimos tanto. En 1989 se convirtió en adjunto a la alcaldía de Frankfurt y en 1994 fue elegido eurodiputado por los ecologistas alemanes. Hoy es portavoz y presidente del grupo parlamentario Verde en la eurocámara y un apasionado de la construcción europea, que considera la última utopía posible de nuestra época.

Etiquetas: Europa, Francia, Revolución

COMENTARIOS