Marcianos en Roswell

El supuesto ovni que cayó en Roswell (Nuevo México, EE UU) en 1947, con sus extraterrestres en el interior, fue en realidad un globo estratosférico.

LAG
Ovnis en Roswell

Dos semanas después de que Kenneth Arnold, un piloto americano, avistara los primeros platillos volantes sobre el monte Rainier (Washington), el diario de Roswell, una localidad de Nuevo México de 26.000 habitantes, informaba en portada el 8 de julio de 1947 que el Ejército estadounidense había capturado uno de esos ingenios en un rancho próximo. Según este periódico, Dan Willmot, “uno de los más respetados y fiables” vecinos y su esposa habían visto caer del cielo un objeto de forma discoidal y unos 7 m de diámetro, que volaba a entre 600 y 800 km/h y había desaparecido detrás de una colina. Efectivos del Grupo de Bombarderos 509 de la Octava Fuerza Aérea habían recuperado piezas de la nave, según una nota de prensa del Aeródromo de la Armada de Roswell.

Sin embargo, los militares se retractaron al día siguiente. Dijeron que lo que se había estrellado en Roswell no era un platillo volante sino un globo meteorológico y enseñaron a los periodistas trozos de madera de barco y de papel de aluminio encontrados en el lugar del siniestro.

 

Los medios y los ufólogos dieron por buena esa explicación durante décadas, hasta que a finales de los años 70 se fijó en el caso Charles Berlitz, que había vendido millones de ejemplares de sus libros sobre el inexistente misterio del triángulo de las Bermudas. Junto a William Moore, publicó en 1980 El incidente, obra en la que presentaban nuevos testigos del suceso de 1947 y desvelaban que no sólo se habrían recuperado fragmentos de un platillo, sino también los cuerpos de sus tripulantes. Estos testigos afirmaron que los militares habían pedido a la funeraria local varios ataúdes de pequeño tamaño e información sobre tecnicas de embalsamamiento, y que los restos del platillo y los cuerpos de los alienígenas se encuentran en el Área 51, una base secreta de Nevada.

Proyecto secreto

El libro de Berlitz y Moore relanzó el caso Roswell, que vivió su época dorada hasta mediados de los años 90 con la celebración de un Festival Ovni anual y la apertura de un museo dedicado al incidente y los extraterrestres. Media docena de lugares han competido por ser el sitio en el que chocó la nave espacial y así hacerse con el dinero de los turistas.

El misterio se desvaneció en 1994, cuando la Fuerza Aérea desclasificó información sobre un proyecto ultrasecreto de finales de los años 40 para detectar mediante globos estratosféricos las ondas sonoras de la primera prueba nuclear soviética. El informe revelaba que uno de los globos Mogul, el número 4, fue lanzado el 4 de junio de 1947 desde Alamogordo, a 150 kilómetros de Roswell, y recuperado en las inmediaciones de esta última localidad a principios de julio.

Etiquetas: Estados Unidos, Extraterrestres

COMENTARIOS