Un guerrillero del siglo XIX

Un ejemplo particular de guerrillero fue el italiano Carmine Crocco (1830-1905).

Muy Historia
Crocco
Ver galería 2 de mayo de 1808: Madrid desafía a Napoleón

Nacido en una familia humilde, se alistó en el Ejército borbónico, del que hubo de huir tras haber matado a un camarada en una reyerta. Convertido en forajido, pasó a unirse a los insurgentes liberales de 1860 capitaneados por Giuseppe Garibaldi, el gran artífice de la Unificación de Italia. Creía que ésta cambiaría las cosas, pero al regresar a su tierra natal, la región sureña de la Basilicata, comprobó que la población estaba igual de oprimida o más que antes. Con la intención de cambiar eso formó grupos de briganti (bandidos), protagonistas de una violenta contrarrevolución contra los abusos del nuevo gobierno piamontés.


Apodado "Donatello", convirtió la Basilicata en uno de los epicentros del bandolerismo. Sus métodos incluían saqueos y homicidios. Demostró ser un estratega nato, capaz de liderar hasta a 2.000 rebeldes. Únicamente la traición de un compañero de armas logró acabar con su poder y lo obligó a huir a los Estados Pontificios, donde esperaba hallar la protección del papa, pero éste lo entregó. "El Napoleón de los brigantes" fue condenado a cadena perpetua. ¿Simple delincuente o héroe popular? Su figura sigue siendo controvertida.


La Guerra de Secesión americana que enfrentó a norte y sur entre 1861 y 1865 no fue una excepción en el uso de guerrillas. En la frontera entre Kansas y Missouri se libró una encarnizada guerra de tropas irregulares. William Clarke Quantrill capitaneó un grupo de guerrilleros confederados célebres por sus violentas acciones. Al amanecer del 21 de agosto de 1863, sus 400 hombres entraron en Lawrence, Kansas, con orden de arrasarlo todo y matar cuantos hombres, ancianos o niños pudiesen sujetar un arma. Quemaron cerca de 200 edificios, saquearon el banco y numerosas viviendas y asesinaron a un centenar de civiles.


Aquella masacre clamaba venganza y ésta no se hizo esperar. El general nordista Thomas Ewing ordenó la deportación de todos los habitantes de los tres condados de Missouri fronterizos con Kansas, dejando vía libre para que los jayhawkers (literalmente, cazadores de arrendajos), partidarios de la abolición, acabaran con el ganado y las plantaciones, privando así a los guerrilleros enemigos de alimento. La región fue totalmente destruida, pero Quantrill y sus camaradas lograron huir, disgregándose en las fuerzas confederadas convencionales.

Más información sobre el tema en el artículo La estrategia de la emboscada, escrito por Laura Manzanera. Aparece en el último monográfico de MUY HISTORIA, dedicado a Guerras secretas.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Historia en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: Historia

COMENTARIOS