Toda la verdad sobre la matanza de San Valentín

En plena Ley Seca, las bandas rivales no dudaron en masacrar por quedarse con la mayor parte del pastel.

Vicente Fernández de Bobadilla
Recreación de la Matanza de San Valentín
Ver preguntas y respuestas ¿Qué era la Ley Seca?

Ocurrida en el Chicago de los años 20, si la Matanza de San Valentín es un clásico en los anales del crimen no se debe ni a su número de víctimas (siete), ni a su trascendencia –Al Capone la planeó para librarse de George Bugs Moran, su principal competidor en la lucha por el control de Chicago–, sino a que su brutalidad significó un antes y un después en la imagen de los gánsteres ante las autoridades y la opinión pública. Capone era visto como un tipo que se saltaba la Ley Seca para proporcionar el alcohol que muchos deseaban beber y que incluso pagaba de su bolsillo comedores sociales para aliviar el sufrimiento de los parados durante la Gran Depresión. Desde ese momento, pasó a ser considerado un asesino sin piedad y se aumentaron los esfuerzos para darle caza.

El crimen sucedió poco después de las diez de la mañana del 14 de febrero de 1929. Capone tendió una trampa a Moran haciendo que un gánster le ofreciera un cargamento de alcohol robado; la compra tendría lugar en un garaje que servía de centro de distribución, situado en el número 2.122 de la calle North Clark. A la hora acordada, había en el interior siete miembros de la banda de Moran, cuando entraron dos hombres con uniforme de policía acompañados de otros dos de paisano.

Disfraces disuasorios

Antes de que nadie tuviera tiempo de reaccionar, los dos últimos sacaron las ametralladoras que llevaban ocultas en sus abrigos, y los policías, dos recortadas. Tras ordenar a los hombres de Moran que se pusieran cara a la pared, se situaron a un metro de distancia y comenzaron a disparar. Cada gánster recibió entre dieciocho y veinte balazos antes de tocar el suelo.

Irónicamente, los disfraces de policía utilizados por los asesinos fueron lo que salvó a Morán, que era el objetivo principal: los atisbó de lejos y los tomó por policías auténticos, por lo que decidió no acudir a la cita. Moriría de cáncer en 1957 mientras cumplía condena en la prisión de Leavenworth, sobreviviendo así a Capone diez años.

Etiquetas: Estados Unidos, Mafia

COMENTARIOS