Sombras en el final de Mussolini

El terrible linchamiento al que fueron sometidos Mussolini y Clara Petacci pudo haberse evitado si hubieran caído en manos estadounidenses.

J. Hernández / S. M.
Linchamiento de Mussolini y Clara Petacci.

Benito Mussolini y su amante, Clara Petacci, fueron fusilados por partisanos italianos en la tarde del 28 de abril de 1945. El Duce había sido capturado el día anterior, mientras intentaba huir a Suiza oculto en un camión. La muerte del dictador no supone un enigma, pues se conoce el lugar y el momento en el que ocurrió, pero todavía existen algunos puntos oscuros.

Los norteamericanos deseaban capturarle con vida, tal como atestigua un informe de medio millar de páginas desclasificado en los años noventa.

En ese escrito existía un dato sorprendente; se aseguraba que la misión de atraparlo vivo había fracasado, ya que el Duce había sido ajusticiado antes de que lo encontrasen por culpa de los espías británicos.

Al parecer, los agentes de Churchill incitaron a los partisanos a que lo fusilaran lo más pronto posible, advirtiéndoles que los norteamericanos querían sacarlo con vida del país y quién sabe si liberarlo.

Así que los resistentes comprendieron que ésa era su última oportunidad de hacer justicia, ya que en cuanto los norteamericanos supieran de su paradero se lo llevarían, por lo que decidieron ejecutarlo sin juicio.

La clave del asunto podían ser las hipotéticas negociaciones secretas que pudieron darse entre Mussolini y los británicos, y que hubieran podido comprometer a Churchill en el caso de salir a la luz.

Etiquetas: Historia, II Guerra mundial

COMENTARIOS