Roy Lichtenstein, entre la abstracción y la figuración

El artista neoyorquino Roy Lichtenstein (1923-1997), nombre muy cotizado en las subastas, nació el 27 de octubre de 1923.

Roy Lichtenstein
Ver galería Las 12 mejores obras del Museo del Prado

Pintor, artista gráfico y escultor, Roy Lichtenstein nació en Nueva York el 27 de octubre de 1923 en el seno de una familia acomodada de origen judío alemán

Era tímido, callado y reflexivo, y se dice que tras décadas de fama se sorprendía cuando sus obras se vendían.

Desde niño mostró facilidad para el dibujo, le gustaban las ciencias naturales y los trabajos manuales como construir maquetas de aviones; a menudo visita el Museo de Historia Natural con su madre.

Su interés por el dibujo le lleva, en el verano de 1939, a matricularse en la Art Students League de Nueva York. Las clases a Roy apenas le interesan, los profesores ponen más empeño en la utilización de las técnicas pictóricas que en el proceso creativo.

Entre 1943 y 1945 interrumpe sus estudios de Bellas Artes en la Universidade de Ohio, al ser reclutado por el ejército de los Estados Unidos para participar en la Segunda Guerra mundial.

Licenciado del ejército, regresa a Ohio, donde más tarde será contratado como profesor. En estas clases pide a los alumnos que dibujen sobre papel de periódico, utilizando grandes bloques de carboncillo o ceras, objetos iluminados fugazmente.

Entre sus trabajos de esta época se encuentran unas esculturas de estilo precolombino, algunas talladas en piedra y otras realizadas en terracota o cerámica.

En 1950 se muda a Cleveland, donde por primera vez trabajaba con fines comerciales y entra en contacto con los objetos mundanos. En sus obras comienza a introducir contadores, válvulas, termómetros y otras piezas ajenas a los motivos canónicos.

Sus primeras obras eran de estilo expresionista abstracto, pero después de 1958 comenzó a experimentar con imágenes tomadas de los cómics que había en los papeles de envolver chicles de menta, libremente interpretadas y mezcladas con imágenes sacadas de los cuadros del Viejo Oeste de otro artista estadounidense, Frederic Remington.

A partir de 1961 se dedica por completo a producir arte mediante imágenes comerciales de producción masiva en los que incluía personajes de Disney como Mickey, Donald o Buggs Bunny, pero en 1962 cambia su estilo para dotar a su obra de una nueva definición, mostrándose como una de las principales figuras del Pop Art. 

Sus historietas de cómics, como Good Morning, Darling (1964, Galería Leo Castelli, Nueva York), son ampliaciones de los personajes de los dibujos animados, reproducidas a mano, con la misma técnica de puntos y los mismos colores primarios y brillantes que se utilizan para imprimirlos.

Sus últimas obras, entre las que están las reproducciones de personajes muy populares de la novela rosa, paisajes estilizados y copias de postales de templos clásicos, muestran la influencia de los artistas Henri Matisse y Pablo Picasso.

En 1993 el Guggenheim Museum de Nueva York expuso una retrospectiva de su obra que viajó por muchos otros países.

Durante sus últimos años alcanzó mayor presencia y estima en museos de todo el mundo. En España existen ejemplos suyos en el Museo Thyssen-Bornemisza (Mujer bañándose) y en el Reina Sofía; en Barcelona preside el paseo de Colón una gran escultura en piedra, acero y cerámica de Roy Lichtenstein, inaugurada en 1992.

Etiquetas: Arte, Estados Unidos, pintores

COMENTARIOS