Rosa de Tokyo

Locutoras japonesas desmoralizaban las tropas enemigas a través de las ondas radiofónicas

J. A. Guerrero / S. M.
Imagen de Iva Toguri d’Aquino, en Estados Unidos.

Rosa de Tokyo fue el sobrenombre dado por los servicios de espionaje aliados a la supuesta locutora norteamericana que emitía propaganda japonesa a las tropas aliadas como parte de la guerra psicológica. En realidad, se trataba de una docena de locutoras de origen japonés, pero el apodo se asoció a Iva Toguri d’Aquino.

Nacida en Los Ángeles en 1916, era hija de inmigrantes nipones y tuvo la mala suerte de encontrarse en Japón, visitando a su familia (para estudiar medicina), cuando se produjo el ataque a Pearl Harbor, lo que le impidió regresar a EEUU.

Reclutada por la inteligencia japonesa para participar en el programa de radio La hora cero, producido por prisioneros de guerra aliados bajo amenaza, Toguri participó primero como traductora y luego como locutora.

La hora cero emitía mensajes de los prisioneros de guerra a sus familias, intercalados con música occidental e información destinada a desmoralizar a las tropas enemigas.

Los mensajes y la información se obtenían del interrogatorio de los prisioneros y alcanzó una enorme audiencia en todo el teatro de guerra del Pacífico. Al acabar el conflicto, Toguri fue arrestada por el FBI y los servicios de contrainteligencia del US Army, pero hubo de ser liberada por falta de pruebas.

Sin embargo, unos años después, de regreso a Estados Unidos, el periodista Walter Winchell y algunas entidades “patrióticas” iniciaron una campaña contra ella hasta que, finalmente, fue arrestada y juzgada.

Condenada a diez años de prisión y a una multa de diez mil dólares, Iva sería liberada seis años más tarde.

En 1976 fue entrevistada por un periodista que descubrió que las acusaciones habían sido fabricadas por dos civiles japoneses, obligados por el FBI y la policía militar a testimoniar en su contra.

Indultada poco después por el presidente Ford, Iva Toguri murió el 20 de septiembre de 2006.

Etiquetas: Curiosidades, Historia

COMENTARIOS