"No va a ser posible recuperar a todos los muertos "olvidados" de la Guerra Civil"

Javier Flores
Ver galería Ciencia forense, investigación de los crímenes del pasado

fosas-comunes-franquismo-i2

GaleríaGalería de fotos de las investigaciones forenses
Haz click aquí

Francisco Etxeberria Gabilondo (Beasaín, País Vasco, 1957) es uno de los médicos forenses españoles más afamados a nivel mundial. Perteneciente al departamento de Medicina Legal y Forense, Antropología Forense de la Universidad del País Vasco, está inmerso de lleno en la investigación sobre la muerte del expresidente chileno, Salvador Allende, y el estudio de los crímenes del franquismo. Se muestra rotundo ante la polémica que ha suscitado la investigación de estos últimos. Piensa que devolver los restos a sus familiares "es un acto de fortalecimiento de los valores democráticos" explicando además que, "como dijo un familiar: ?aunque solo sea por no dejarlo en el lugar en donde fue abandonado por sus asesinos, lo quiero recuperar'". Charlamos con él sobre la ciencia forense, sus métodos y su importancia para conocer la historia.

 


Muy Interesante: Parece una profesión muy dura, no todo el mundo está preparado para ver restos humanos continuamente... ¿Se puede ser forense de vocación?

Francisco Etxeberria: En la actualidad los forenses lo son por vocación. Muy pocos de entre  el total de alumnos que se licencian en medicina optan por esta especialidad médica que resulta tan atípica. El reto de la investigación en  constantes situaciones de conflictos humanos y una dosis de interés por su dimensión social hacen de esta especialidad una constante oportunidad para conocer mejor a los seres humanos.

Muy Interesante: Trabajar con muertos ¿cómo afecta a los sentimientos?

Francisco Etxeberria: La verdad es que no sólo se trabaja con muertos. Los vivos son objeto  de análisis forenses en muchas circunstancias: tanto si son víctimas como victimarios. Pero los muertos te acercan a una realidad que  supera la ficción y te hacen pensar que la vida es concreta y efímera.
Y que en el tiempo que tenemos de vida debe ser aprovechada.

Muy Interesante: A nivel personal, ¿dentro de su familia hay víctimas de la Guerra Civil todavía enterradas?

Francisco Etxeberria: No hay ninguna. Aunque un hermano de mi tío desapareció y nunca se  supo en la familia si fue en la Guerra Civil o en la segunda Guerra Mundial. Cuando mi tío pudo regresar del exilio en Francia, fue interrogado en la aduana sobre este aspecto, aunque habían pasado muchos años.

Muy Interesante: ¿Cuántas exhumaciones de muertos de la Guerra Civil ha realizado?

Francisco Etxeberria: No las he contado y en ocasiones me cuesta recordar los nombre de los  lugares. Son cientos y miles de esqueletos analizados. Ninguno de ellos es más importante que los demás y por ello todos deben ser  tratados de igual manera: con objetividad e imparcialidad en los
análisis científicos que realizamos.

Muy Interesante: ¿Qué proceso se sigue desde que se localiza una fosa hasta que se desentierran y se estudian los huesos?

Francisco Etxeberria: En primer lugar debe haber una demanda que normalmente es la de algún  familiar. Tras ello se realiza una prospección del terreno por técnicas equivalentes a la arqueología, si bien nosotros utilizamos  otra terminología que procede de las leyes universales de la criminalística como son localización del lugar, protección del lugar, fijación gráfica y fotográfica, recuperación de la evidencia y traslado al laboratorio con garantías de cualificación de los profesionales y cadena de custodia.


Muy Interesante: ¿Las atrocidades de los asesinatos son visibles a simple vista o requieren de un trabajo forense exhaustivo?

Francisco Etxeberria: Desde el punto de vista forense son dos ámbitos lo que hay que estudiar: la identificación y las causas de muerte. Este segundo aspecto a veces resulta sencillo ya que los crímenes se produjeron con total impunidad y las huellas son evidentes aunque ha pasado mucho tiempo. Hay veces en que además de las heridas por arma de fuego encontramos los proyectiles alojados y hasta las vainas de la munición empleada en la inmediata proximidad de la fosa.

Muy Interesante: Entrando más en detalle, ¿qué métodos forenses se utilizan para saber quién es quién cuando se descubre una fosa común? ¿Son distintos a los que se utilizan en otro tipo de cadáveres?

Francisco Etxeberria: Los análisis forenses de identificación consisten en realizar un  ejercicio de comparación y acercamiento a la identificación mediante técnicas que van reduciendo el margen de incertidumbre hasta casi reducirlo a cero. Si así se consigue, la identificación es positiva y fuera de toda duda razonable. El ADN es una de esas técnicas que además puede extraerse matemáticamente y eso da mayor fiabilidad. Pero hay que empezar por el principio y esto consiste en tener información previa de las víctimas, realizar adecuadamente la exhumación, manejar la evidencia osteológica correctamente en el laboratorio, extraer muestras concretas para análisis complementarios, ...

fosas-comunes-franquismo-inMuy Interesante: Desde fuera puede dar la impresión, con las famosas pruebas del carbono 14 y otras técnicas que se utilizan habitualmente, que la ciencia forense está un tanto estancada ¿Cuáles son los últimos avances en su campo? ¿Qué nuevas técnicas se utilizan para el estudio de los restos?

Francisco Etxeberria: El carbono 14 se emplea poco en cuestiones forenses ya que, precisamente, esta disciplina se aplica en cuestiones contemporáneas. Lo importante es documentar bien los casos y para ello la informática es fundamental. A esto se añade el paradigma de la imagen. Hoy el ejercicio de demostración, tan necesario en lo forense, se realiza mediante imágenes que hace 3O años eran imposibles de pensar. Y en general una buena actualización en lo  forense pasa por descubrir y aplicar técnicas que pueden estar pensadas para otras aplicaciones y que aquí revolucionan lo hasta ahora conocida. Tal es el caso de las llamadas autopsias virtuales que puede darnos información del interior del organismo mediante escáneres sin tocar el cadáver.

Muy Interesante: ¿Qué son más importantes, los huesos en sí, o todos los objetos personales que aparecen junto a ellos?

Francisco Etxeberria: Para las familias son los objetos ya que dan una dimensión humada al caso. Solemos decir que hay casos de "carne y hueso" cuando al hueso se le añade una foto de la víctima, un escrito que dejó, un objeto personal que aparece en el enterramiento. Muchas veces encontramos lapiceros y uno imagina la mano de la víctima escribiendo una carta...

Muy Interesante: ¿Qué se siente cuando se descubren los huesos de una etapa de la historia de España tan dura?

Francisco Etxeberria: Que la tragedia fue mayor de lo que podemos pensar tras la simple lectura de una historia en la que parece que solo son héroes los soldados y militares en general. Esto nos lleva a considerar que es una injusticia que debe ser reparada en la medida de lo posible al menos mediante el ejercicio de conocer la verdad y para eso se necesitan técnicos y ciencia. Además por primera vez se estudian los hechos concretos de lo que se llama represión y población civil que ni siquiera supo que hubo una guerra porque le mataron antes.

Muy Interesante: Una vez estudiados los restos, ¿qué se hace con ellos?

Francisco Etxeberria: Se devuelven a sus familiares en actos cívicos cargados de sentimientos que también reparan. Cuando esos restos esqueléticos vuelven a su lugar de origen después de haber estado intencionadamente ocultos en fosas clandestinas y los entregamos a sus familias en la sede del Ayuntamiento, pensamos que es un acto de fortalecimiento de los valores democráticos.

Muy Interesante: Dentro de toda la polémica que está creando la investigación de las víctimas de la Guerra Civil, ¿cree necesaria la recuperación de todos los muertos "olvidados" de este periodo?

Francisco Etxeberria: No va a ser posible ya que muchos lugares se han perdido o desfigurado. Además hay ocasiones en que los restos esqueléticos se conservan mal. Pero el esfuerzo por intentarlo tiene un valor en sí mismo.Nada de lo que estamos haciendo es con fines de revancha ni es cierto  que esto divida a los españoles. Cualquiera que se acerque a las exhumaciones lo puede comprobar. Como dijo un familiar: "aunque solo sea por no dejarlo en el lugar en donde fue abandonado por sus asesinos, lo quiero recuperar".

 

 

Etiquetas: Franco, Franquismo, Historia de España, Medicina

COMENTARIOS