Napoleón capituló en Bailén

El 22 de julio de 1808, tras sufrir su primera derrota en campo abierto en Bailén, el ejército napoleónico firmó las condiciones de su rendición.

Bailén
Ver galería 2 de mayo de 1808: Madrid desafía a Napoleón

Se cumplen 208 años de uno de los hitos de la Guerra de Independencia de España contra las fuerzas invasoras francesas de Napoleón Bonaparte. La batalla de Bailén supuso, de hecho, la primera derrota sufrida en campo abierto por el hasta entonces imbatible ejército napoleónico. Tuvo lugar entre el 18 y el 22 de julio de 1808 -aunque el combate central y decisivo se produjo el 19 de julio- junto a la ciudad jienense de Bailén. En el choque se enfrentaron unos 21.000 soldados franceses al mando del general Dupont contra un contingente español formado por 27.000 hombres, comandados por el general Castaños. Cabe destacar que más de la mitad del ejército andaluz -unos 17.000 soldados- lo integraban voluntarios.

La batalla tuvo sus preliminares entre el 13 y el 15 de julio en la localidad de Mengíbar, a orillas del Guadalquivir. Tras una serie de escaramuzas por parte de ambos bandos, las tropas de Dupont, venidas de Madrid para someter a Andalucía, se encontraron con las de la resistencia española en Bailén, pese a que el plan inicial era haber planteado la batalla en Andújar. El avance francés fue frenado por una lluvia artillera y de fuego de fusilería. En la tarde del 19 de julio la situación de los atacantes era ya desesperada, y las hostilidades cesaron por completo a las 18:00 horas de ese día. No obstante, las negociaciones sobre las condiciones de la rendición retrasaron la capitulación definitiva hasta el 22 de julio.

La circunstancia de que la batalla tuviese lugar a las mismas puertas de Bailén fue decisiva para la victoria española: la población local apoyó en todo cuanto pudo a sus tropas. Así, la ayuda más determinante fue el suministro de agua para los soldados en un día calurosísimo del verano andaluz, suministro que no fue menos importante para las piezas de la artillería española. En el bando contrario, sin embargo, la efectividad de la artillería quedó sustancialmente reducida por el excesivo calentamiento de los cañones y por la destrucción de algunos de ellos.

Las condiciones de la rendición fueron bastante generosas por parte de los españoles e incluyeron la repatriación de las tropas francesas (aunque no se cumplieron del todo: muchos soldados de Dupont acabaron desterrados en la isla balear de la Cabrera). La derrota de Bailén tuvo graves consecuencias para el esfuerzo invasor francés: la noticia se extendió por toda España y forzó al rey José I Bonaparte (Pepe Botella) a abandonar Madrid, además de poner en duda la supuesta invencibilidad napoleónica. Napoleón en persona tuvo que acudir a la Península con un nuevo y numeroso ejército para consolidar su dominio.

Etiquetas: Batallas famosas, España, Francia, Guerra de la Independencia española, Napoleón

COMENTARIOS