Mayo del 68: primer aviso

La revolución de mayo del 68 ha sido despreciada por falta de consecuencias. Pero ha sido el primer aviso de que la gente de la calle tiene algo que decir

Batalla campal de estudiantes y obreros en París, mayo de 1968

París, mayo de 1968. El Barrio Latino se llena de humo y barricadas. Han sido levantadas por los estudiantes para cortar el paso al sistema. Cada adoquín arrancado de la calle muestra su descontento frente una sociedad anquilosada. Los partidos políticos quedan desbordados. Los obreros, animados por el espíritu de la rebelión, toman las fábricas. Las huelgas espontáneas paralizan Francia. No al autoritarismo, libertad sexual, derechos para las mujeres, salarios justos, imaginación al poder... reclaman los jóvenes universitarios. Sus gritos golpean al gobierno de De Gaulle –que responde, estupefacto, con mayor represión– y se extienden por los campus de Europa y América.

Aquí estaba el germen

Tras 30 días que conmueven al mundo, los gaullistas ganan las elecciones por mayoría. Vuelve el orden, la utopía cede; pero aquel Mayo del 68 despierta a las sociedades apoltronadas: por debajo de los adoquines asomarán nuevos movimientos sociales como el ecologismo, el feminismo y el pacifismo. Y hasta hoy...

Etiquetas: Francia, Revolución, Sociedad

COMENTARIOS