Carpathia, el buque salvador de los supervivientes del Titanic

El 18 de abril de 1912, los sobrevivientes del Titanic, rescatados de las gélidas aguas del Atlántico, arriban a Nueva York.

Los supervivientes del Titanic

Tras el hundimiento del Titanic, en la noche del 15 de abril de 1912, una enorme multitud se reunió frente a la oficina neoyorkina de la compañía naviera White Star Line en la parte baja de Broadway para obtener las últimas noticias sobre el hundimiento del transatlántico. También acudieron a las sedes de los periódicos más importantes de Nueva York y Londres familiares y conocidos de los pasajeros que habían zarpado en el grandioso Titanic el 12 de abril 1912 desde Southampton con destino Nueva York.

El buque Carpathia llegó al lugar del accidente dos horas después de la colisión y logró rescatar a 705 personas. Fue el primer barco en acudir a los avisos de socorro emitidos por el Titanic.

El Carpathia navegaba con rumbo a Rijeka (Croacia), con un variopinto pasaje, emigrantes que volvían a sus casas para pasar el verano, llevando a un nutrido grupo de americanos que propaban la nueva moda: el turismo, y buscaban las cálidas aguas del Mediterráneo. Las exóticas escalas de Gibraltar, Génova, Nápoles, Mesina y Palermo hacía que acaudalados pasajeros comenzaran a pensar en esta inusual forma de vacaciones.

Al frente de la telefonía, se encontraba Harold Cottam, que recibe el desesperado mensaje del Titanic, al que al principio no da crédito. El barco más grande, seguro y famoso del mundo se estaba hundiendo. Enseguida su capitán Arthur Henry Rostron, pone rumbo inmediato al lugar de la tragedia a 93 kilómetros. No era el barco más cercano, pero en solo cuatro horas (desde las cuatro a las ocho) se completa la operación de rescate en un tiempo record.

De la actuación del Carpathia fueron alabadas las decisiones tomadas que ponían en propio riesgo al propio buque y también su capacidad de respuesta a pesar de su lenta velocidad –14 nudos– que no le permitían llegar a tiempo, antes del hundimiento. Pero cortaron la calefacción y el agua caliente para ganar velocidad y así consiguieron marchar a tope de potencia en una zona plagada de icebergs. Al mismo tiempo, la tripulación organizó un plan de contingencia en tiempo récord. Según los testimonios de los supervivientes del Titanic, los pasajeros del Carpathia prestaron ayuda inestimable en la atención, además preparar todas las zonas publicas para acoger a los supervivientes, preparar mantas, comida y bebida caliente, tener los botes preparados, al igual que tomar el nombre de cada superviviente cuando llegaron a bordo en estado de shock.

El Carpathia navegó a toda máquina rumbo a Nueva York, en donde fue recibido como un héroe, pero en un impresionante silencio por miles de personas en el Pier 54, conmovidos por la tragedia.

Etiquetas: América, Navegación

COMENTARIOS