Los bombarderos de la Segunda Guerra Mundial modificaron el clima

Este sorprendente estudio ha sido publicado en la revista 'International Journal of Climatology'.

Elena Sanz
bombarderos
Ver galería El Día D de la Segunda Guerra Mundial: el desembarco de Normandía

Los aviones bombarderos de los aliados que sobrevolaron Europa durante la Segunda Guerra Mundial produjeron en el sureste de Inglaterra cambios importantes en el clima, según revela un nuevo estudio.

Que las estelas de los aviones tienen efectos sobre el clima es algo que los climatólogos ya sabían. Por un lado actúan como una especie de manto que atrapa el calor que de otro modo escaparía hacia el espacio exterior. Por otra parte, durante el día reflejan la luz procedente del Sol, impidiendo que llegue a la superficie y enfriando por lo tanto la Tierra. Los climatólogos están de acuerdo en que, normalmente, al sumar ambos efectos el resultado es que un exceso de tráfico aéreo calienta el planeta.

Analizando los registros de operaciones de las fuerzas armadas estadounidenses y británicas y los datos climatológicos de los años cuarenta, científicos de la Universidad de Brimingham (Reino Unido) han cuantificado los niveles de nubosidad que provocaron los miles de bombarderos aliados que volaron desde Inglaterra hasta distintos destinos en Europa entre 1943 y 1945. Y tras estudiar los datos escogieron un ataque representarivo: el que se produjo durante la mañana del 11 de mayo de 1944, que implicó a más de 1400 aviones. De este modo han llegado a la conclusión de que aquel día los vuelos de los aviones británicos hicieron que la temperatura descendiera 0,8ºC sobre las bases militares. Sus conclusiones se publican en la revista International Journal of Climatology.

"Mirando hacia una época en que la aviación se producía en grupos concentrados con fines militares resulta más fácil separar este fenómeno de otros que también afectan al clima", subraya Rob MacKenzie, coautor del estudio.

Etiquetas: Guerras, Historia, Hitler, II Guerra mundial

COMENTARIOS