Leopoldo II de Bélgica, el rey genocida

Leopoldo II de Bélgica gestionó el Estado Libre del Congo como si fuera su hacienda privada, esclavizando y aniquilando a su población.

Leopoldo II de Bélgica
Ver galería Los 10 reyes que han durado más en el trono

El rey Leopoldo II de Bélgica puso en práctica su proyecto de explotar y colonizar los territorios que actualmente ocupa el Estado Libre del Congo, unas tierras muy ricas que fueron administradas brutalmente por una cohorte de funcionarios bajo la supervisión directa del monarca. ¿Era Leopoldo II un loco o simplemente un criminal ambicioso sin escrúpulos? Si hacemos caso a algunos rasgos que retratan al psicópata –un individuo violento que no siente empatía por sus semejantes–, podemos llegar a la conclusión de que el rey belga encajaba perfectamente en esta categoría. Leopoldo II animó a sus colonos a esclavizar a los congoleños y a que los sometieran a trabajos tan denigrantes y agotadores que muchos de ellos no lograron sobrevivir.

Esclavizados hasta la muerte

Geógrafos, militares y funcionarios hicieron posible su sueño faraónico de incluir a Bélgica en el club de las naciones más poderosas del mundo; sin embargo, el 50% de la población del Congo (unos diez millones de personas) se extinguió durante el régimen del monarca belga. En 1906, la presión internacional obligó a Leopoldo a transferir el Estado Libre del Congo al parlamento de Bélgica. Eso sí, por esta "venta" el rey recibió en compensación nada menos que 110 millones de francos.

Etiquetas: Monarquía, genocidio, África

COMENTARIOS