Las mujeres en el frente ruso y español

En la Guerra Civil, prólogo de la Segunda Guerra Mundial, las mujeres tuvieron un papel activo en el frente.

Milciana republicana en Barcelona. Foto: Gerda Taro

El esfuerzo bélico de la Segunda Guerra Mundial tuvo unas dimensiones nunca vistas hasta el momento, por lo que los Estados de todo el mundo tuvieron que pedir ayuda a la población femenina.

En Rusia, en el frente oriental, se registra la presencia de más de ochocientas mil mujeres soldados, entre médicos, enfermeras, conductoras de tanques, artilleras, oficiales y personal de comunicación. Desde la Revolución, las rusas estaban acostumbradas a tomar las armas por la patria. Los mandos militares soviéticos habían descubierto que como francotiradoras, las mujeres eran mucho mejores que los hombres por su meticulosidad y resistencia. Entre las mejores, destaca la figura de Lyudmila Pavlichenko, que consiguió abatir a más de trescientos enemigos.

Fue también una mujer, Marina Raskova, piloto de las Fuerzas Aéreas desde 1933, la que convenció a Stalin para que crease una academia de pilotos para mujeres. De esta escuela salieron tres batallones aéreos que participaron en más de treinta mil misiones de combate. Los alemanes, que temían a este escuadrón femenino, las llamaron “las brujas de la noche”.

Antes de que estallase la Segunda Guerra Mundial, en España, el campo de pruebas que supuso la Guerra Civil sirvió de ejemplo del papel activo que las mujeres podían tomar en un frente de guerra. Fueron las milicianas republicanas, con su papel protagonista en la guerra, las que rompieron con su arrojo e independencia los espacios reservados tradicionalmente a los hombres.

Etiquetas: España, Guerra Civil, Guerras, Historia, Historia de España, Mujeres, Segunda Guerra Mundial

COMENTARIOS