La ruta jacobea "a la japonesa"

El “Shikoku Henro” es un viaje religioso por 88 templos de Shikoku. La distancia del recorrido por estos lugares sagrados es de 1.200 km.

Camino de Santiago japonés

Cuenta la historia que hace 1200 años Kobo Daishi Kukai hizo este peregrinaje para su formación personal. Tras los periodos Heian y Muromachi, este peregrinaje japonés se hizo muy popular entre el pueblo durante los comienzos del periodo Edo y se consolidó como centro de veneración religiosa. En la actualidad, participan cada año unas 500 000 personas. Entre los peregrinos hay turistas llegados de todas partes del mundo, que hacen el recorrido por diversas razones, como así también ocurre con el Camino de Santiago.

La ruta, que comprende unos 1.200 km, recorre prácticamente todo el perímetro de la isla de la más pequeña de la islas principales que componen el archipiélago nipón, y hacerla a pie al modo tradicional puede llevar unos 40 o 50 días.

La tradición asocia esta senda al monje Kukai, de quien se dice que fue el primero en dar la vuelta a la isla de templo en templo, perdido en sus meditaciones. Como suele pasar con las rutas sagradas en todo el mundo, hay mil y una historias respecto a cómo y por qué surgió, casi todas asociadas a la figura Kukai. La mayoría no pasan de ser meras leyendas, pero no faltan razones para vincular el Shinkoku Henro a las peregrinaciones de este monje que vivió entre los siglos VIII y IX.

Si bien en sus orígenes se trataba de un viaje de culto y estudio, además de una expedición para analizarse a sí mismo, para la gente del periodo Edo suponía además un viaje de placer para ver cosas diferentes, como también lo eran el Peregrinaje de Konpira en Kotohira o el Peregrinaje de Okage en Ise. Hay que añadir que estas escapadas daban entonces una oportunidad a los plebeyos de salir de su trabajo y divertirse, y parece que a las clases dominantes tampoco les molestaba demasiado que se hiciera.

Bien es cierto que para los japoneses de aquella época andar o ir en barco hasta Shikoku desde Edo (lo que hoy es Tokio) era un viaje que sólo se podía hacer una vez en la vida.

Al igual que en el Camino de Santiago, en la forma de hacer este peregrinaje no hay normas, personas de cualquier edad, de cualquier género, religión o nacionalidad pueden hacer esta ruta. En el camino encontrará a peregrinos jubilados, trabajadores, estudiantes, padres con sus hijos, parejas, etc.

La ruta comienza en el primer lugar sagrado de Ryozen-ji, en la prefectura de Tokushima, y continúa en el sentido de las agujas del reloj hasta el 88º lugar sagrado, el templo de Okubo-ji, en la prefectura de Kagawa, que es el más famoso de todos. Pero puede empezar donde quiera y terminar también donde mejor le parezca. Tampoco tiene que recorrer el camino a pie. Muchos visitantes hacen la ruta en bicicleta, en motocicleta, en coche o incluso usando el transporte público.

Etiquetas: Camino de santiago, Curiosidades, Japón

COMENTARIOS