La fortaleza bolchevique en Leningrado

El último número de la revista Muy Historia se titula Hitler contra Stalin. Aquí te damos un adelanto.

Muy Historia
Leningrado

La ciudad de Leningrado logró sobrevivir al primer invierno de asedio sin rendirse. Aunque la vida cotidiana resultaba terriblemente difícil: por ejemplo, caminar por la conocida Avenida Nevski de la antigua San Petersburgo, la principal arteria de la ciudad, acarreaba el riesgo de ser víctima del ametrallamiento aéreo de la Luftwaffe. Se recomendaba caminar por el lado de sombra para resultar menos visible.

Durante los primeros meses de 1942, los soviéticos intentaron una contraofensiva sin éxito. El principal factor en favor de los alemanes eran las excelentes posiciones de artillería conseguidas. El intento duró varios meses, pero resultó tan desastroso que incluso provocó que el 2º Ejército de Choque soviético resultase completamente destruido y su comandante, Andréi Vlásov, hecho prisionero.

Aunque los alemanes mantuvieron el bloqueo total sobre Leningrado, no lograron romper completamente su resistencia. Entre junio y septiembre la bombardearon con 800 kilos de bombas. No fue suficiente. Tampoco pudieron acabar con la flota del Báltico. A principios de 1943, los soviéticos empezarían a reducir la magnitud del bloqueo con la Operación Chispa, una ofensiva que permitió abrir un corredor de tierra de casi diez kilómetros, rompiendo la conexión entre las tropas invasoras. Con esa vía se conectaba Leningrado con las fuerzas rusas en el interior del país, “el continente”, como lo llamaban los asediados. En el nuevo corredor se acometió la construcción de una vía férrea. Aun así, el corredor no estaba libre de los bombardeos alemanes desde los montes colindantes, de forma que el asedio continuó, aunque disminuido.

 

Liberación de la ciudad

Durante 1943, lo que cambió fue la disponibilidad del Ejército Rojo para pasar a la ofensiva. La victoria en la sureña Stalingrado había permitido liberar gran cantidad de recursos militares y acometer operaciones en los principales territorios comprometidos. En este contexto, iniciaron una ofensiva en pleno mes de enero de 1944 –la época más difícil para los alemanes, por su peor equipamiento para soportar el frío– y, dos semanas después, Stalin pudo declarar la liberación de Leningrado. 

Las cifras de bajas tras 872 días de asedio resultaron terribles: 632.000 personas fallecieron en la ciudad durante el cerco. En la ofensiva final soviética de 1944, a pesar de vencer, sufrieron más de 300.000 bajas, un alto precio que habla también de los riesgos corridos por los ejércitos estalinistas en este y otros episodios de la invasión. Pero la población de Leningrado volvía a la vida. Una madre resumió así su alegría: "Ahora los niños pueden caminar por el lado del Sol en la Avenida Nevski".

Más información sobre el tema en el artículo Heroica resistencia de Leningrado, escrito por José Ángel Martos. Aparece en el último monográfico de MUY HISTORIA, dedicado a Hitler contra Stalin.

 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

 

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: Guerras, Segunda Guerra Mundial, URSS

COMENTARIOS