La experiencia rusa de Isadora Duncan

La exitosa bailarina visitó los ballets imperiales de Rusia a principios del siglo XX.

Isadora Duncan

En el invierno de 1905, Isadora Duncan (1878-1927) viajó por primera vez a Rusia.

Reclamada por los teatros de toda Europa, para la bailarina estadounidense su visita a la ciudad de San Petersburgo fue una experiencia que tendría transcendencia para la evolución posterior de su danza, tal como relata en su autobiografía Mi vida (Losada Ed., 1938).

Se hospedó en el Hotel Europa, situado en la emblemática plaza de las Artes y famoso por su impresionante fachada y la decoración de sus interiores, además de encontrarse estrechamente ligado al mundo del teatro, la música y la danza. Este hotel ocupa un papel destacado en la vida de San Petersburgo desde hace más de 130 años.

La inventora del baile moderno odiaba el ballet y consideraba antinatural lo estricto de sus posturas; aun así, admiró el ballet ruso y en su estancia conoció a una de sus figuras más importantes, la célebre bailarina Anna Pavlova.

Transcurrida una semana en la ciudad rusa, Isadora ya había visitado impresionantes palacetes como el de la bailarina Mathilda Kshesínskaya, hoy Museo de la Historia Política de Rusia, además de cautivar a los coreógrafos rusos que tuvieron el honor de conocer a este genio de la danza.

Etiquetas: Arte, Curiosidades, Europa, Historia

COMENTARIOS