La maternal acogida al éxodo republicano

Elna, un municipio francés de los Pirineos orientales, fue acondicionado como Maternidad en 1937.

La Maternidad de Elna

Elisabeth Eidenbenz fue una enfermera voluntaria dentro de una organización no gubernamental suiza que con 25 años vivió la crudeza del éxodo republicano hacia Francia: la miseria y las pésimas condiciones de vida de los casi 500.000 refugiados.

Las mujeres embarazadas daban a luz directamente en la arena de las playas francesas, sin ayuda ni privacidad alguna. Y eso era sinónimo de muerte.

La mortalidad infantil en los campos de refugiados franceses de 1939 era del 95,7%.

El trabajo de Eidenbenz fue, por tanto, totalmente a contracorriente: a favor de la vida y la dignidad. Junto con un grupo de mujeres embarazadas y varias enfermeras voluntarias como ella acondicionó una casa abandonada en Elna.

El empeño de Eidenbenz hizo posible que centenares de españolas embarazadas internadas en campos de concentración –así como judías que huían de los nazis– pudieran dar a luz en unas condiciones dignas.

Y si los gendarmes venían a por una madre, se cuadraba y les gritaba: "¡Esto es Suiza!".

Su maternidad se convirtió en un oasis de paz, de ayuda mutua y felicidad en medio de los horrores de la guerra. Gracias a ella, 597 niños y niñas nacieron y sobrevivieron.

Finalmente, este centro maternal fue cerrado durante la ocupación nazi en 1944.

Etiquetas: Francia, Guerra Civil

COMENTARIOS