Juan Pablo II, tiroteado

El atentado sucedió el 13 de mayo de 1981 y le dejó graves secuelas físicas.

Papa

El 13 de mayo de 1981, al entrar en la Plaza de San Pedro del Vaticano para una audiencia, el papa Juan Pablo II fue herido por varios impactos de bala. Minutos después, la policía detuvo al autor material del atentado, un terrorista turco de 23 años llamado Mehmet Ali Agca. Éste había disparado varias veces con una pistola Browning de nueve milímetros. El pontífice fue alcanzado por cuatro balas: dos se alojaron en su estómago, otra le alcanzó en el brazo derecho y la última en la mano izquierda. Asimismo, dos espectadores resultaron heridos por balas perdidas.

Además del arma, en el bolsillo del agresor se halló una nota escrita en turco que decía: "He matado al Papa para que el mundo sepa que hay miles de víctimas del imperialismo". Agca, musulmán, declaró ser "el instrumento inconsciente de un plan misterioso". La naturaleza de ese plan –quién o quiénes estuvieron detrás del intento de asesinato– no ha podido ser resuelta de modo definitivo: diversas hipótesis han apuntado al KGB soviético (la “pista búlgara”), la organización ultraderechista turca Lobos Grises (la “pista turca”) o el cardenal Casaroli y la propia Iglesia católica (la “pista vaticana”).

En julio de ese mismo año, Ali Agca fue condenado por un tribunal italiano a cadena perpetua y a la pena especial de aislamiento. No obstante, Wojtyla, que lo visitó en prisión en 1983, le otorgó su perdón y abogó por su indulto, que le fue finalmente concedido por el presidente de la República, Carlo Azeglio Ciampi, en junio de 2000. Agca fue extraditado entonces a Turquía por el asesinato de un periodista acaecido en 1979; en 2010 quedó finalmente libre.

Juan Pablo II nunca se recuperó del todo de las lesiones producto del tiroteo, que requirieron seis horas de cirugía intestinal, transfusiones –que le provocaron una infección de citomegalovirus– y una colostomía. Este atentado no fue el único de su pontificado, aunque sí el único que le dejó secuelas graves. El segundo más famoso (y peligroso) lo sufrió casi justo un año después, el 12 de mayo de 1982, cuando el sacerdote integrista español Juan Fernández Krohn se abalanzó sobre él armado con una bayoneta en el santuario mariano de Fátima (Portugal).

Etiquetas: Iglesia, Papas, Religión, conspiración, terrorismo

COMENTARIOS