José Martí, poeta y revolucionario

El escritor modernista cubano, héroe de la independencia de su país, fue convertido en mito por el castrismo.

José Martí, poeta y revolucionario
Ver test ¿Cuánto sabes sobre el Che Guevara?

José Julián Martí Pérez nació en La Habana en 1853 y era hijo de un valenciano y una tinerfeña. Ya desde muy joven manifestó un espíritu rebelde y contrario al colonialismo (Cuba pertenecía entonces a la corona española): a los dieciséis años fue acusado de traición por escribir una carta proindependentista, encarcelado y deportado a España, donde se licenció en Derecho y Filosofía y Letras. Tras viajar a París y Nueva York, residió en México y Guatemala unos años antes de regresar a Cuba, pero por sus actividades subversivas volvería a ser detenido y deportado en 1879. Esta vez se estableció en Nueva York y, desde allí, empezó a fraguar su mito escribiendo artículos y crónicas que lo hicieron famoso, al tiempo que organizaba en el exilio el Partido Revolucionario Cubano, del que sería presidente.

Su fama en vida se debió a su faceta política, pero su poesía le ha ganado quizá un mayor reconocimiento en la posteridad. Precursor del modernismo, fue autor de una novela y de varias obras de teatro hoy olvidadas y, sobre todo, de una obra poética de gran influencia en América. Sus principales títulos se publicaron al final de su vida o póstumamente: Versos sencillos, Versos libres y Flores del destierro. En 1894, Martí y sus partidarios comenzaron a preparar un alzamiento en Cuba que daría lugar a la Guerra de Independencia (1895-1898), conocida en la historiografía cubana como Guerra del 95 o Guerra Necesaria, cuya culminación sería la emancipación de la isla de la metrópoli española. Martí no viviría para verlo: el 19 de mayo de 1895, al poco de regresar a su patria y comenzar la lucha revolucionaria, fue abatido de tres disparos por las tropas españolas en Dos Ríos.

Enterrado en el cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba, pronto se convirtió en uno de los "padres de la nación cubana". Pero sin duda fue Fidel Castro, tras la victoria de la Revolución cubana de 1959, quien más hizo por expandir el mito de Martí. Para ello, el castrismo hubo de tergiversar hasta cierto punto su pensamiento y su legado, ya que el insigne poeta había sido, más allá del proyecto revolucionario de independencia, un republicano demócrata y liberal. La identificación de Castro con José Martí, de quien se decía "heredero", llegó al punto de que hoy los restos mortales de ambos descansan en el mismo cementerio.

Etiquetas: América, Cuba, Curiosidades, Independencia, Literatura, Personajes famosos, cultura, escritores, siglo XIX

COMENTARIOS