Heroínas de la contienda

La lucha por el voto para las mujeres fue lenta y difícil.

Muy Historia
voto femenino

El primer intento tuvo lugar bajo la dictadura de Primo de Rivera, cuando se les concedió sólo en las elecciones municipales –que nunca llegaron a celebrarse– y no a las casadas, que por entonces necesitaban autorización del marido para todo, hasta para aceptar una herencia.

Según la abogada Clara Campoamor, la única forma de cambiar las cosas era cambiar las leyes, y para ello hacían falta mujeres en el Parlamento. Escogida diputada del Partido Radical con la Primera República, su actividad parlamentaria resultó esencial, aunque hubo de enfrentarse a no pocos opositores, entre ellos algunas mujeres y, para más inri, también diputadas. Entre éstas, Victoria Kent y Margarita Nelken, que temían que las féminas se decantasen en las urnas por los partidos monárquicos y conservadores, enemigos de la República. Pese al riesgo de que el voto se inclinase a la derecha, Clara defendía el sufragio sin limitaciones y su opción terminó ganando. Las españolas pudieron estrenar su nuevo derecho en 1933. Al estallar la guerra, Clara Campoamor se exilió. Murió en 1972 en Lausana, olvidada.

Sí permanecieron en España durante el conflicto Victoria Kent y Margarita Nelken. Victoria, abogada como Clara, fue la única mujer que tomó parte en un consejo de guerra y la primera que ocupó un alto cargo político. Como directora general de Prisiones, eliminó grilletes y cadenas y mejoró las condiciones de los presos. Aunque autorizada para inspeccionar la situación de los soldados en la sierra de Guadarrama, centró su atención en la ayuda a los niños, alentando a la población a acogerlos y a crear refugios infantiles.

Activista incansable y periodista comprometida demostró ser Margarita Nelken, única mujer elegida por el Partido Socialista en las tres elecciones republicanas (1931, 1933 y 1936). Se pasó al Partido Comunista al empezar la guerra y durante el tiempo que ésta duró no dejó de luchar. Fue una de las protagonistas de la defensa de Madrid, firmó en la revista Estampa reportajes sobre la vida en las trincheras que conocía de primera mano y, finiquitado el conflicto, vivió en México.

Remite al artículo Mujeres al pie del cañón, de Laura Manzanera, en la revista Muy Historia número 73.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.


Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Historia en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Etiquetas: Guerra Civil, Historia, Historia de España, voto

COMENTARIOS