Garibaldi y el fin del reino de Nápoles

Tras comprometerse con la unidad de Italia, Garibaldi se puso como meta arrebatar a los borbones el reino de Nápoles para anexionarlo al país mediterráneo.

Giuseppe Garibaldi

En 1860, Giuseppe Garibaldi, apoyado por el reino del Piamonte, organiza una expedición destinada a anexionar el reino borbónico de Nápoles a lo que va a ser Italia. Hasta ahora ha participado en las luchas de la independencia uruguaya y en las primeras guerras de la unidad de Italia (1848-49 y 1859), en las que con sus voluntarios derrotó varias veces a austriacos y franceses gracias a su gran agresividad e intuición, su férrea disciplina –en ocasiones brutal– y al entusiasmo que despertaba en sus hombres. En mayo de1860 inicia con unos mil voluntarios su campaña en Sicilia, y ocupa Calabria y Nápoles, tras unírsele miles de nuevos voluntarios. El 28 de noviembre, el ejército borbónico se dispone para la batalla final en el río Volturno, al noreste de Nápoles. Cuenta con 28.000 soldados, frente a los 20.000 garibaldinos. Tras algunos combates victoriosos, los borbónicos hacen retroceder el ala izquierda del enemigo, pero Garibaldi reacciona, dirige personalmente un furibundo contraataque, sable en mano y de pie en medio de los disparos, y restablece la situación. Tras duros enfrentamientos, los napolitanos comienzan a retirarse y el 2 de octubre su último contingente es destruido cerca de Caserta. La batalla del Volturno ha terminado y el reino de Nápoles pierde su independencia.

 

Un gran estratega

Considerado hasta entonces sólo un guerrillero agresivo, Garibaldi consiguió demostrar su extraordinaria talla como buen estratega y conductor de grandes unidades. Los napolitanos sufrieron 1.128 bajas y perdieron 2.160 prisioneros; entre los garibaldinos hubo 1.634 bajas e hicieron 389 prisioneros.

Etiquetas: Batallas famosas, Italia

COMENTARIOS