El secuestro de Hitler

Hans Baur fue el piloto personal del Führer desde marzo de 1932 a 1945.

J. Hernández / S.M.
Hans Baur saludando a Hitler.

En 1987, el Archivo Nacional británico desclasificó una documentación del Ministerio del Aire cuyo título era: 1941. Proposición de secuestro de Adolf Hitler por su piloto personal.

Ese dossier secreto explicaba una operación destinada a capturar a Hitler, tras lograr que su avión aterrizase en un aeródromo inglés. Para ello se contaba supuestamente con la colaboración del teniente general Hans Baur, el piloto personal del Führer.

Baur era la pieza clave de la operación, pero quien se había puesto en contacto con los aliados era un misterioso búlgaro llamado Kiroff, que aseguraba ser el suegro del piloto. Kiroff afirmaba que Baur estaba dispuesto a entregar a Hitler.

Según el informe, durante algún vuelo rutinario cruzaría el canal de la Mancha y lograría aterrizar en suelo británico.

Según los documentos, los ingleses se mostraron de acuerdo con el plan, ya que no perdían nada con ello. Únicamente debían permitir a Kiroff y a su familia escapar a Gran Bretañacomo pago adelantado por sus servicios.

Al parecer, se hicieron los preparativos en un aeródromo británico para recibir adecuadamente a Hitler, pero su llegada nunca tuvo lugar.

Se desconoce si el intermediario búlgaro logró escapar rumbo a Inglaterra, pero lo más probable es que se tratase todo de un engaño, ya que se sabe que Baur se mostró leal a Hitler hasta el final.

Etiquetas: Historia, Hitler, II Guerra mundial

COMENTARIOS