Tras las paredes del palacio burgalés de la Isla

Desde 2007, el Palacio de la Isla sigue narrando la Historia de la que ha sido testigo albergando la sede del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua.

Palacio de la Isla

La mañana del 1 de abril de 1939, las paredes del Palacio de la Isla fueron testigos de un momento que hubo de cambiar para siempre el rumbo de España.

El general Franco, aquejado de una fuerte gripe, grabó con voz débil desde su dormitorio en el primer piso del palacete burgalés el parte que puso fin a la Guerra Civil.

El caudillo anunció el fin de la contienda mediante un breve discurso que daría la vuelta al mundo.

La sublevación militar de julio de 1936 convirtió Burgos en capital de los insurgentes. Sin embargo, Franco tardó un año en instalarse allí. Antes, habían pasado por esa misma mansión –construida en 1881 por la familia madrileña Muguiro para veranear– monarcas como la regente María Cristina y Alfonso XIII, y después lo harían figuras como la mano derecha del Führer, Heinrich Himmler, en 1940.

El futuro dictador utilizó la planta baja del inmueble como lugar de trabajo, destinando la primera para su familia, que compartió la vivienda con su cuñado, Ramón Serrano Súñer, casado con Zita Polo –hermana de Carmen Polo–.

Los Franco habitaron el Palacio de la Isla hasta el 18 de octubre de 1939, meses después de concluida la contienda.

Etiquetas: España, Guerra Civil

COMENTARIOS