El Grito de México: 200 años de independencia

Muy Interesante

grito-mexicoHace dos siglos que Miguel Hidalgo y Costilla inició el levantamiento que conduciría a la Nueva España a ser un país independiente. "El Grito" es la fiesta nacional con la que todos los mexicanos conmemoran este importante evento todos los 16 de septiembre, sólo que en esta ocasión, el grito será más internacional que nunca. Y no es para menos, porque el gobierno mexicano ha gastado 230 millones de dólares para que resuene por todos lados.

Muchas ciudades del mundo ven como sus calles se adornan con los colores verde, blanco y rojo. Este es el caso de Bruselas, la capital belga en la que se ha vestido a su famoso Manneken-Pis con el tradicional traje mexicano de "Charro"; o el Obelisco de Buenos Aires, Argentina, que lleva varios días iluminado con la bandera mexicana. La lista de ciudades en las que se oye "el Grito" es muy larga: San Francisco, Los Ángeles, Seúl, Vancouver, Copenhague, Madrid...

Ya en 1910, en el primer centenario de la Independencia de México, se tiró la casa por la ventana. Para muchos no sólo con fines festivos, sino con fines propagandísticos del gobierno de Porfirio Díaz y comerciales para mejorar las inversiones extranjeras. Fuese el motivo por el que fuese, lo cierto es que tanto en aquellas fechas como ahora, es una fiesta muy importante para todo mexicano. A las 6 de la madrugada del 16 se septiembre de 1810 el sacerdote Miguel Hidalgo dio el "Grito de Dolores" que da nombre a la festividad.

Con este llamamiento, el cura pedía a sus parroquianos que se sublevasen contra el virreinato que dominaba Nueva España en aquella época. Pero por aquel entonces, la lucha no iba dirigida contra la corona española. Los virreyes querían entregarle la colonia a Francia, y Miguel Hidalgo, el llamado Padre de la Patria Mexicana, no estaba dispuesto a que esto ocurriese. Cuando alzó su voz con su grito de llamada a la lucha aclamó al rey español Fernando VII y pidió a sus feligreses que luchasen en su nombre. Los esfuerzos no comenzaron a dirigirse hacia la independencia hasta unos años más tarde.

A medida que el conflicto avanzaba, los líderes fueron asumiendo posturas cada vez más ambiciosas, cuando por fin, fue José María Morelos y Pavón quien convocó el Congreso de Chilpancingo declarando la independencia de la América Septentrional del trono español. Sin embargo, todavía hacía falta algo más, la balanza no se inclinaría a favor de los sublevados hasta que la mayoría de las fuerzas de la colonia se unificasen para luchar juntas.

Esto ocurrió por fin en 1820 cuando los ricos criollos monárquicos se unieron a la causa. Ese año, la constitución de 1812 se volvió a habilitar en España, cosa que amenazaba sus intereses como élite por el corte liberal que imponía y tomaron la decisión de apoyar a los independentistas antes que a una monarquía que ya nada podía hacer por ellos.

Fue en la pequeña localidad de Iguala donde se concretó la unificación de las fuerzas armadas y grupos sociales. A partir de entonces, se suprimían las distinciones étnicas y se declaraba la igualdad de todos los individuos. Todas las fuerzas independentistas se unieron al ejército de Trigarante, que por fin vencería a las fuerzas españolas. El 24 de agosto de 1821, las luchas culminaron en la firma del Tratado de Córdoba, en el que se reconoció la independencia de la Nueva España, sólo una parte de lo que ahora es México.

Diego López Donaire

Etiquetas: América, Historia

COMENTARIOS