El fantasma de San Leo

Situada en el confín entre las regiones de Marcas y Emilia-Romaña, la fortaleza de San Leo es una de las más impresionantes de Italia.

Castillo de San Leo

El castillo de San Leo fue edificado en el siglo XV por Federico de Montefeltro, duque de Urbino y uno de los grandes condotieros del Renacimiento italiano.

Construida en lo alto de una inmensa roca, era una plaza prácticamente inexpugnable y entre sus muros cumplió condena el conde de Cagliostro hasta su muerte, en agosto de 1795.

Un mito relacionado con este hecho sigue muy vivo en esta pequeña localidad fronteriza.

Dice la leyenda que, en las noches de luna llena, el fantasma de Cagliostro pulula aún hoy por los alrededores del castillo, convertido en la actualidad en un museo.

Por otro lado, uno de los productos autóctonos más apreciados por los turistas es el Bálsamo Cagliostro, un licor de hierbas aromáticas elaborado exclusivamente en San Leo que, según la tradición, se fabrica según una receta del mismísimo conde.

Etiquetas: Castillos, Italia

COMENTARIOS