El detonante de una guerra

En junio de 1914, la ciudad de Sarajevo (Bosnia-Herzegovina) se convirtió en el epicentro de la política europea.

El puente Latino

La capital de Bosnia-Herzegovina ha sido elegida desde su fundación, en el siglo XV, por distintos pueblos y culturas para establecerse en ella.

Sarajevo, con sus típicas casas de madera, acoge iglesias, sinagogas y también mezquitas, pues no en vano fue la segunda ciudad más importante del Imperio Otomano.

El centro histórico de la ciudad, conocido como Baščaršija, es un lugar de referencia. En esta zona antigua encontramos el pequeño bazar otomano Carsijia, fundado en el siglo XV, y la plaza Sebilj. Si visitamos la mítica biblioteca Vijecnica, disfrutaremos de uno de los edificios históricos de la memoria política del continente europeo, pues era el viejo ayuntamiento desde el que salió la comitiva del archiduque Francisco Fernando, asesinado unos pocos metros más adelante en el puente Latino fue el escenario del asesinato del heredero al trono austrohúngaro, Francisco Fernando, y su esposa, Sofía Chotek.

Gavrilo Princip, un estudiante de 18 años integrante del grupo revolucionario Joven Bosnia, había asesinado allí al archiduque Francisco Fernando y a su esposa Sofía Chotek. Un mes más tarde, el mundo estaba en guerra.

En la esquina donde sucedió el atentado se inauguró un museo dedicado a la Joven Bosnia y a la persona de Gavrilo Princip, en calidad de héroe. En la fachada frontal del edificio se colocó una placa conmemorativa del acto de Princip en Sarajevo que lo señalaba como un «luchador por la libertad».

Esta placa, hurtada por los nazis en abril de 1941, fue reemplazada por otra que fue destruida por el ejército bosnio durante la guerra de desintegración de Yugoslavia en 1992. Hoy día, una nueva placa menciona, tanto en bosnio con caracteres latinos como en inglés, que «desde este lugar, el 28 de junio de 1914, Gavrilo Princip asesinó al heredero al trono austrohúngaro, Francisco Fernando, y a su esposa Sofía».

Etiquetas: Europa, Guerras, Primera Guerra Mundial

COMENTARIOS