El caso Letelier

El 21 de septiembre de 1976, Orlando Letelier –exministro chileno del gobierno de Allende– fue asesinado en Washington por un comando de la CIA y Pinochet.

Caso Letelier
Ver vídeo El último discurso de Salvador Allende

El llamado caso Letelier fue uno de los más vergonzosos episodios de oscura connivencia y colaboración entre el gobierno de Estados Unidos, a través de sus servicios secretos –la CIA–, y los regímenes dictatoriales del Cono Sur americano durante las décadas de 1960 y 1970. Y lo fue porque se da la circunstancia de que la muerte de Orlando Letelier en un atentado criminal (del que se cumplen 40 años) se produjo en suelo norteamericano –nada menos que en Washington DC, la capital de EE UU y sede del Gobierno y el Congreso–, en donde disfrutaba además del estatuto de asilado político y contaba con la protección y amistad de prominentes figuras, como el senador demócrata Edward Kennedy.

Marcos Orlando Letelier del Solar, economista y abogado de profesión y político por vocación, ingresó en el Partido Socialista de Chile en 1959 y allí se hizo amigo de Salvador Allende. Cuando éste fue elegido presidente del gobierno de la Unidad Popular en 1970, nombró a Letelier embajador ante EE UU y luego ministro de varias carteras: Relaciones Exteriores, Interior y, finalmente, Defensa. Ese era el cargo que ocupaba cuando se produjo el golpe militar de Augusto Pinochet el 11 de septiembre de 1973. Letelier fue detenido, torturado, encarcelado y eventualmente liberado, en 1974, gracias a la presión internacional. Partió entonces al exilio, primero en Venezuela y a continuación en Washington.

En la ciudad del Capitolio, el depuesto exministro se convirtió enseguida en la voz más destacada del exilio democrático y logró el boicot económico europeo a la dictadura de Pinochet. Algo que éste no estaba dispuesto a tolerar; así, tras retirarle la nacionalidad chilena, ordenó su asesinato, llevado a cabo por la DINA (la siniestra inteligencia chilena) en un turbio complot con implicación de la CIA, como muestra el hecho de que el ejecutor material del atentado fuera el sicario estadounidense Michael Townley, a sueldo de ambas agencias. No obstante, no se ha podido probar la participación directa del gobierno de EE UU, cuyo secretario de Estado entonces, Henry Kissinger, fue firme defensor y protector de Pinochet.

Lo cierto es que el 21 de septiembre de 1976, a las nueve de la mañana, una bomba activada por control remoto y colocada bajo el coche en que se desplazaba mató en el acto a Letelier, así como a su ayudante estadounidense de 25 años, Ronni Moffitt, dejando además malherido al marido de ésta, Michael Moffitt. El atentado se enmarcó dentro de la Operación Cóndor, puesta en marcha coordinadamente por varias dictaduras latinoamericanas con el fin de acabar con sus opositores más incómodos. Pinochet no permitió enterrar el cuerpo de Orlando Letelier en Chile, algo que sólo sucedió cuando sus restos fueron repatriados en 1994. Varias personas, entre ellas Townley, fueron juzgadas y condenadas por los hechos.

Etiquetas: América, Dictaduras, Espionaje, Estados Unidos, Personajes famosos, Políticos

COMENTARIOS