EE UU declaró la guerra a España hace 118 años

Aunque las hostilidades comenzaron antes, el 25 de abril de 1898 se declaró oficialmente la guerra hispano-estadounidense o guerra de Cuba.

Maine

Pocos conflictos bélicos de la Historia han contado con tantas denominaciones: guerra hispano-estadounidense en EE UU; guerra hispano-cubano-norteamericana en Cuba; guerra hispanoamericana en Puerto Rico; guerra de Cuba o Desastre del 98 en España. Se la llame como se la llame, fue un enfrentamiento entre Estados Unidos y España en el marco de la lucha de Cuba por su independencia y se desarrolló entre el 25 de abril y el 12 de agosto de 1898.

Cuba, por su alto valor económico, agrícola y estratégico, había provocado ofertas de compra a España por parte de varios presidentes estadounidenses (Adams, Polk, Buchanan y Grant), que el gobierno español rechazó: la isla era uno de sus territorios más ricos y el tráfico comercial de su capital, La Habana, era comparable al que registraba en la misma época Barcelona. Pero en 1895 estalló la guerra de Independencia de los mambises (anticolonialistas cubanos) contra el dominio español, en la que EE UU dio desde el principio su interesado apoyo a Cuba, aunque sin llegar todavía a intervenir directamente.

La excusa para hacerlo fue el hundimiento del Maine, acorazado de la Marina estadounidense, el 15 de febrero de 1898. Anclado en el puerto de La Habana, una explosión lo hizo saltar por los aires y mató a 256 de sus 355 tripulantes. Sin esperar a una investigación –en 1975 se determinó que la explosión había sido interna–, la prensa sensacionalista de William Randolph Hearst acusó a los españoles de sabotaje, la opinión pública pidió una respuesta y, así, el 25 de abril el gobierno de William McKinley declaró la guerra al reino de España.

La guerra duró sólo tres meses y diecisiete días. El resultado: España fue derrotada y perdió no sólo Cuba (que se proclamó república independiente pero quedó bajo tutela de Estados Unidos), sino también Puerto Rico, Filipinas y Guam, que pasaron a ser dependencias coloniales de EE UU. A medio y largo plazo, esta guerra supuso un verdadero punto de inflexión en el panorama geopolítico mundial: significó el inicio del ascenso de la nación estadounidense al puesto de nueva potencia planetaria y la liquidación del imperio español. A partir de entonces, nuestra crisis no hizo sino agudizarse hasta el estallido de la Guerra Civil de 1936.

Etiquetas: Cuba, España, Estados Unidos, Guerra Civil, Guerras, Independencia

COMENTARIOS