¿Donde se construyó la primera instalación de lanzamiento espacial del mundo?

El Cosmódromo de Baikonur (hoy en territorio kazajo) es la mayor y más antigua instalación de lanzamiento espacial del mundo.

Baikonur
Ver test ¿Cuánto sabes sobre inventos?

Baikonur era el centro de operaciones del ambicioso programa espacial soviético desde finales de los 50 hasta los años 80 del siglo pasado.

El cosmódromo está equipado con instalaciones completas para el lanzamiento de vehículos especiales tanto tripulados como no tripulados.

Juega un papel esencial en el desarrollo y en la realización de operaciones rutinarias de la actual Estación Espacial Internacional.

La fecha oficial de fundación del sitio se considera el 2 de junio de 1955 bajo el gobierno de la Unión Soviética.

Se construyó originariamente como un centro de lanzamiento de misiles de largo alcance y más tarde se expandió para incluir instalaciones para vuelo espacial.

A su alrededor, se construyó una ciudad para el soporte de la instalación con escuelas, apartamentos y demás para los obreros.

En 1966 se le dio el título de ciudad y fue llamada Leninsk, más tarde se renombró como Baikonur en 1995 –cuatro años después del colapso de la URSS, en 1991– y se encuentra bajo control de Rusia.

Rusia arrienda actualmente alrededor de 6.000 kilómetros cuadrados de territorio kazajo, el espacio donde se ubica el cosmódromo de Baikonur, un área de lanzamiento en el centro-sur de Kazajistán desde la que se dirigieron al espacio el hombre (por primera vez), el transbordador espacial soviético Burán y acoge también la famosa estación Mir.

Muchos vuelos espaciales históricos salieron Baikonur: el Sputnik 1, primer satélite artificial, el 4 de octubre de 1957; el primer vuelo orbital tripulado por Yuri Gagarin en 1961, y la primera mujer que subió al espacio, Valentina Tereshkova, en 1963.

A 2.500 kilómetros de Moscú, y con un clima extremo casi todo el año (los termómetros oscilan entre los -20ºC en invierno y los más de 40ºC en verano), el cosmódromo está enclavado en un lugar remoto, de difícil acceso, casi despoblado y hostil para el hombre. Como debía ser, pues allí se desarrollaban actividades secretas.

 

Hoy día, visitar Baikonur se convierte en una experiencia parecida a hacer un viaje en el tiempo; los sobrios edificios, las calles o el mobiliario de los hoteles irremediablemente transportan al visitante a la década de los años 60 del siglo pasado.

La figura del primer hombre que viajó al espacio, Yuri Gagarin, es omnipresente en Baikonur, un santuario para cualquier fan, donde se puede presenciar un lanzamiento espacial en directo.

Etiquetas: Astronautas, Guerra Fría

COMENTARIOS