Batalla de Fort Sumter: empieza la Guerra de Secesión

El bombardeo de los confederados sobre este fuerte en la bahía de Charleston dio comienzo a la Guerra Civil en Estados Unidos.

Batalla de Fort Sumter: empieza la Guerra de Secesión
Ver artículo 5 batallas de récord

No causó bajas mortales, y sin embargo resultó uno de los enfrentamientos más trascendentes de la Historia: su importancia radica en que fue el detonante que desencadenó la Guerra de Secesión de Estados Unidos (1861-1865). La batalla de Fort Sumter, que tuvo lugar entre el 12 y el 13 de abril de 1861, fue un bombardeo llevado a cabo por el ejército de los Estados Confederados de América sobre dicho fuerte, ubicado en un islote artificial de la bahía de Charleston (Carolina del Sur), con la intención de expulsar a las tropas federales que lo ocupaban.

La raíz del conflicto fue la elección como presidente de EE UU de Abraham Lincoln, republicano abolicionista, en diciembre de 1860. De inmediato, siete Estados del sur –otros cuatro y diversos territorios se les unirían más tarde– declararon su secesión de la Unión (el Gobierno Federal) para formar una Confederación independiente. Uno de estos Estados escindidos era Carolina del Sur, pero hubo funcionarios y militares allí que decidieron permanecer fieles a la Unión. Tal fue el caso de Robert Anderson, comandante de la guarnición de Fort Sumter.

Inicialmente, los confederados enviaron a diplomáticos para negociar la entrega del puesto, bajo la presión de los milicianos sudistas que aseguraban que se apoderarían por la fuerza de él si las tropas federales no se rendían. Tras meses de negociaciones, el 12 de abril de 1861 a las 3:20 de la mañana, los confederados informaron a Anderson de que una hora más tarde abrirían fuego contra la fortificación. El militar se negó a capitular y, a las 4:30, un cañonazo desde Fort Johnson indicó el principio de la batalla y dio comienzo al bombardeo de 43 cañones y obuses situados en Fort Johnson, Fort Moultrie y Cummings Point.

Durante la batalla, los confederados lanzaron alrededor de 4.000 disparos, frente a unos 1.000 de los federales. Con todo, las bajas se limitaron a cinco heridos del bando nordista y otros cuatro del bando sudista; curiosamente, la única víctima mortal fue un caballo de los atacantes. Eso sí, tras la batalla, una salva de cañonazos solicitada a Anderson para confirmar que se rendía provocó un accidente que se cobró la vida de un soldado confederado e hirió a otros varios. Finalmente, las tropas federales fueron evacuadas a territorio de la Unión. Pero aunque el ataque en sí resultase poco cruento, provocó la movilización del ejército federal por parte de Lincoln y precipitó al país a la Guerra Civil.

Etiquetas: Batallas famosas, Estados Unidos, Guerra Civil, Guerras, Personajes famosos, Políticos, siglo XIX

COMENTARIOS