Apolo I, misión trágica

La primera misión tripulada del programa espacial estadounidense, Apolo I, cuyo objetivo consistía en alcanzar un alunizaje tripulado sobre la Luna, nunca llegó a lanzarse al espacio exterior.

Tripulantes del Apolo I
Ver galería 1969, y el hombre llegó a la Luna

Dentro del conocido proyecto Apolo del gobierno estadounidense, la nave espacial bautizada como Apolo I –tripulada por tres astronautas– se había planeado lanzar el 21 de febrero de 1967 pero no llegó a cumplir la fecha de lanzamiento prevista.

Menos de un mes antes, en la estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, mientras se realizaba una prueba de las nave tripulada en la órbita baja terrestre del módulo de mando y servicio se incendió la cabida de la nave espacial, lo que provocó el fallecimiento de los tres tripulantes: el comandante piloto Virgil I. "Gus" Grissom, el piloto del módulo de comando Edward H. White II y el piloto Roger B. Chaffee.

La intensidad del fuego, alimentado por oxígeno puro, causó que la presión aumentara en 15 segundos y provocó una explosión de la pared interior del módulo de comando. Luego las llamas y gases corrieron fuera del módulo de mando a través de los paneles de acceso abiertos a dos niveles de la estructura de servicio.

El intenso calor, el humo denso y máscaras de gas ineficaces –diseñadas para gases tóxicos en lugar de humo pesado– obstaculizaron los intentos del personal de tierra para rescatar a los hombres.

Comités de ambas cámaras del Congreso de Estados Unidos con la supervisión del programa espacial pronto iniciaron investigaciones.

Se constituyó una junta de investigación que dictaminó que los planificadores de la prueba no habían identificado la prueba como peligrosa: el equipamiento de emergencia (máscaras de gas, extintores de incendios, etc.) eran insuficientes para manejar este tipo de fuego. Cuando se produjo el incendio el equipo de rescate y el equipo médico no estaban presentes.

Se observó también que las áreas de trabajo y acceso a la nave espacial contenían muchos obstáculos para la respuesta rápida a este tipo de emergencia y las áreas de trabajo y acceso a la nave espacial estaba plagada de obstáculos: pasos, puertas correderas y curvas cerradas, a fin de llevar una acción rápida y eficiente.

El informe de la autopsia confirmó que la causa principal de muerte para los tres astronautas fue un paro cardíaco causado por las altas concentraciones de monóxido de carbono.

No se creyó que las quemaduras sufridas por la tripulación fueran los principales factores de los decesos, y se concluyó que la mayoría de ellas se habían producido después de la muerte.

La asfixia sucedió después de que el fuego fundiera los trajes de los astronautas y los tubos de oxígeno, exponiéndolos a la atmósfera letal de la cabina.

El nombre "Apolo 1", elegido por la tripulación, se retiró oficialmente por la NASA en conmemoración a la fallecida tripulación el 24 de abril de 1967.

Etiquetas: Astronautas, Astronomía, Ciencia, Estados Unidos, Exploradores

COMENTARIOS