Anna Anderson, señorita desconocida

Fräulein unbekannt –señorita desconocida–, así se llamó a aquella joven rescatada de las aguas berlinesas del río Spree, en febrero de 1920.

S. M.
Anna Anderson en un sanatorio berlinés

¿Quién era aquella chica que había tratado de suicidarse? ¿Anna Anderson? ¿Franzisca Schanzkowska? ¿Anna Tschaikovsky? O quizás… ¿la Gran Duquesa Anastasia de Rusia?

Si la historia de la mayoría de los estafadores está gobernada por la desvergüenza y la ausencia de pudor, la impostura de Anna Anderson parece sólo achacable a su total desequilibrio mental.

Desde que aquel 1920 fue rescatada, la joven se empecinó en afirmar que ella era Anastasia, la hija pequeña de Nicolás II de Rusia.

El 17 de julio de 1918 habían sido fusilados el último zar de Rusia, su mujer Alexandra y sus 5 hijos, y sus cuerpos se enterraron en un lugar desconocido. Sin embargo, Anna aseguraba ser una de las hijas, Anastasia, a la que Tschaikovsky, uno de los soldados encargados de fusilarles, le había ayudado a curar sus heridas y a escapar.

Con una edad cercana a la de Anastasia y un físico muy similar, la historia fue cobrando fuerza y fueron muchos los que comenzaron a creer aquella versión, mientras Rusia alimentaba inconscientemente la historia al mantener un total mutismo sobre aquel fusilamiento.

Internada a menudo en sanatorios y hospitales, Anna se fue rodeando de una cohorte de crédulos, entre los que destacaba Jack Manahan, un excéntrico americano con el que se acabó casando en 1919.

Una investigación privada encargada en 1927 por el hermano de la Zarina, Ernesto Luis de Hesse Darmstadt, demostró que realmente la joven era Franziska Schanzkowska, una obrera polaca con un largo listado de enfermedades mentales. Poco importó esta declaración, porque hasta que falleció en 1984, Anna siguió sosteniendo su versión –apoyada por miles de fieles– de que era la Gran Duquesa de Rusia.

El verdadero colofón de esta historia llegó en 1991, cuando finalmente se localizaron y fueron exhumados los cuerpos de Nicolás II y toda su familia, y se realizaron las pruebas de ADN. Resultado: Anastasia había muerto junto a su familia. Anna era Franziska. Fin de la historia.

Etiquetas: Curiosidades, Historia, Personajes famosos

COMENTARIOS