Ana Frank, testimonio contra el olvido

El 25 de junio de 1947 se publicó el Diario de Ana Frank, símbolo de la resistencia a la barbarie nazi.

Ana Frank
Ver galería Los libros más vendidos de la historia

Annelies Marie Frank Hollander, conocida en español como Ana Frank (1929-1945), fue una adolescente judía alemana que ha pasado a la Historia por la edición de su diario personal con el título de Diario de Ana Frank. En él dejó un conmovedor y preciso registro de los dos años que pasó ocultándose, con su familia y cuatro personas más, de los nazis en Ámsterdam, durante la II Guerra Mundial. Finalmente fueron capturados y enviados a distintos campos de concentración, donde todos murieron menos Otto Frank, el padre; sería el artífice de la publicación del diario como un símbolo de la resistencia a la barbarie y un testimonio contra el olvido o la negación del Holocausto.

El 12 de junio de 1942, como regalo de cumpleaños, Ana recibió de sus padres un pequeño cuaderno (en la foto que ilustra este artículo) que había visto en una tienda unos días antes. Se trataba de un libro de autógrafos encuadernado en tela a cuadros rojos y negros: Ana decidió utilizarlo como diario. Empezó a escribir en él describiéndose a sí misma, a su familia y su vida diaria en casa y en el colegio. A falta de una "amiga del alma", escribía como si estuviera dirigiéndose a una a la que llamó "Querida Kitty". Si bien esta primera parte del diario muestra la vida típica de una escolar, también reseña los cambios que se fueron implantando en Ámsterdam –adonde se había trasladado la familia tras el ascenso de Hitler al poder– desde la ocupación alemana, y la progresiva opresión de la población judía.

El 5 de julio de 1942, los Frank recibieron una orden de presentarse para ser deportados a un campo de trabajo. Decidieron entonces seguir un plan del padre: esconderse en la buhardilla de la empresa familiar de alimentación, en cuartos camuflados. Más tarde se les unieron los Van Pels y su hijo Peter y Fritz Pfeffer, dentista y amigo de la familia. Vivieron ocultos de este modo más de dos años, hasta agosto de 1944, y Ana no dejó de escribir su diario en todo ese tiempo, en un tono cada vez más maduro, reflexivo y desolado: la última anotación es del 1 de agosto de 1944. Tres días después, en la mañana del día 4, la Policía nazi asaltó la achterhuis (la casa de atrás, como la llamaban) tras recibir un soplo.

Los inquilinos fueron detenidos, interrogados, separados y enviados a distintos campos. Ana pasó por Auschwitz y acabó muriendo de tifus en Bergen-Belsen. Sólo Otto Frank sobrevivió y pudo regresar a Ámsterdam. Allí recibió de manos de Miep Gies, una mujer que les había ayudado a ocultarse, el diario de su hija, que había hallado en la buhardilla y puesto a salvo. Al preguntársele a Otto muchos años después sobre su primera reacción tras leerlo, respondió sencillamente: "Nunca supe que mi pequeña Ana era tan profunda". Decidió que debía ser publicado y lo llevó a los historiadores Jan y Anne Romein, que con un famoso artículo -"Expresado con la voz de una niña, muestra los odios del fascismo mejor que todas las evidencias de los juicios de Núremberg juntas"- llamaron la atención sobre él. Así, finalmente, el Diario de Ana Frank se publicó el 25 de junio de 1947.

Etiquetas: Adolf Hitler, Holocausto, II Guerra mundial, Judíos, Literatura, Nazis, Personajes famosos

COMENTARIOS