El bombardeo más cruel de Alicante

El reloj que marca la hora del ataque aéreo de 1938 se expone hoy día en el Mercado de la ciudad levantina.

Mercado Municipal de Alicante

Si existe un símbolo de la crueldad que deparó la Guerra Civil en sus tres años de duración, es el trágico bombardeo que sufrió la ciudad vasca de Guernica, en el que la aviación alemana acabó con la vida de más de un centenar de personas el 26 de abril de 1937.

Sin embargo, pocos conocen que uno de los bombardeos más crueles de dicha contienda tuvo lugar en el Mercado Central de Alicante.

Allí, 300 personas padecieron el horror de las bombas el 25 de mayo de 1938.

Sobre las 11 de la mañana de ese día, nueve aviones Savoia italianos en formación de a tres que apoyaban al bando nacional penetraron por el puerto en dirección al centro de Alicante.

El escuadrón aéreo dejó caer unas bombas en la ciudad. Habían salido de su base en Mallorca y llegaron rápidamente a la localidad levantina.

Siempre que la población oía acercarse al enemigo, sonaban antes las sirenas antiaéreas para que a los vecinos les diera tiempo de acudir a los más de 40 refugios diseminados por la ciudad, pero aquel día no lo hicieron.

Varias de las bombas cayeron en la Lonja Municipal, que aquella mañana rebosaba de actividad debido a que había llegado al puerto una abundante captura de sardinas en tiempos de escasez.

En el edificio del Mercado Central, aparte del memorial de recuerdo, permanecen expuestos la alarma antiaérea que no sonó aquel día y el reloj de la propia lonja, que se paró en el momento del bombardeo.

Desde 2005, se celebra una concentración en el Mercado a la hora exacta del bombardeo en la que se homenajea a los fallecidos en la masacre.

Etiquetas: España, Guerra Civil, bombardeo

COMENTARIOS