A la guerra, en taxi

A principios de septiembre de 1914, los soldados necesitaban llegar al campo de batalla a las afueras de París y para ello fueron trasladados en taxi.

J. A. Guerrero / S. M.
Taxis parisinos requisados para llevar soldados al frente.

La batalla del Marne, que supuso el giro decisivo de la contienda y salvó a la capital francesa de la amenaza alemana, se inició con los 5.000 soldados que fueron trasladados en los automóviles y taxis requisados por el general Gallieni.

El mando había calculado que se precisarían aproximadamente 1.200 vehículos para trasladar a los hombres llegados por ferrocarril hasta sus posiciones de partida en el frente. Pero sólo contaba con unos 150.

La solución fue requisar la flota de taxis parisina, pero de los casi 10.000 coches existentes antes del estallido del conflicto, una gran mayoría habían quedado inmovilizados y dispersos en sus garajes por toda la ciudad, al ser alistados sus conductores.

Fue preciso pues, que la policía requisara uno a uno los casi 3.000 que aún circulaban, concentrarlos y proveerlos de conductores militares, víveres para dos días y equipo.

Se formaron columnas y se creó una reserva de unos 150 coches para cubrir las previsibles bajas por averías. Y a rezar para que la aviación enemiga no descubriera los convoyes.

Pero el mayor de los problemas era el de los conductores, así que se empleó a civiles que fueron capturados y tratados con el rigor máximo de las leyes de guerra.

Finalmente, aunque algunos taxistas se resistieron a ser movilizados, la improvisada flota de alquiler cumplió su misión y entró con sus poilus cómodamente instalados a bordo por las puertas de la leyenda.

Etiquetas: Curiosidades, Historia, Primera Guerra Mundial

COMENTARIOS