8 frases geniales de Jacinto Benavente

El 12 de agosto de 1866 nació Jacinto Benavente, dramaturgo y Premio Nobel de Literatura, célebre por sus frases ingeniosas. Recordamos algunas.

Benavente
Ver galería Muertes absurdas de famosos de la Historia

Jacinto Benavente y Martínez (Madrid, 12 de agosto de 1866 - Galapagar, 14 de julio de 1954) fue uno de los literatos españoles más destacados de entre finales del siglo XIX y principios del XX, coetáneo de los principales nombres de la generación del 98 –Valle-Inclán, Unamuno, Baroja aunque distante de estos en intenciones literarias y estéticas. Si bien fue también poeta, periodista, autor de cuentos y aforismos y hasta guionista de cine y empresario de circo, el grueso de su obra lo forman sus más de 170 piezas teatrales. Hoy es un autor poco representado –salvo algunos de sus títulos: Rosas de otoño (1905), Los intereses creados (1907) o La malquerida (1913)–, pero en su día tuvo un enorme éxito de público y crítica que le valió el Premio Nobel de Literatura en 1922. Homosexual, políticamente acomodaticio –fue sucesivamente germanófilo, prosoviético, republicano y franquista–, su ingenio verbal y escrito nos ha legado perlas como estas:

"Cuando no se piensa lo que se dice es cuando se dice lo que se piensa".

"Perdonar supone siempre un poco de olvido, un poco de desprecio y un mucho de comodidad".

"Es tan fea la envidia que siempre anda por el mundo disfrazada, y nunca más odiosa que cuando pretende disfrazarse de justicia".

"Bienaventurados nuestros imitadores, porque de ellos serán todos nuestros defectos".

"Una idea fija siempre parece una gran idea, no por ser grande, sino porque llena todo un cerebro".

"El dinero no puede hacer que seamos felices, pero es lo único que nos compensa de no serlo".

"La disciplina consiste en que un imbécil se haga obedecer por los que son más inteligentes".

"Es más fácil ser genial que tener sentido común".

Etiquetas: Curiosidades, Frases célebres, Literatura, Personajes famosos, Teatro, cultura, siglo XIX

COMENTARIOS