5 años sin ETA

La organización terrorista ETA comunicó el cese definitivo de su actividad armada el 20 de octubre de 2011, poniendo fin a 43 años de violencia.

ETA
Ver especial Historia de la Guerra Civil Española

Hace ahora cinco años, tres días después de la celebración en San Sebastián de una Conferencia Internacional de Paz presidida por el exsecretario general de la ONU Kofi Annan, la organización terrorista vasca Euskadi Ta Askatasuna (ETA) realizó el anuncio del cese definitivo de su actividad armada mediante un comunicado publicado en las ediciones digitales de los diarios Gara y Berria. Dicha declaración del 20 de octubre de 2011 había sido pedida a ETA por la citada Conferencia de Paz y llegó después de un año de tregua indefinida en el que no se produjo ningún atentado, secuestro ni asesinato por parte de la banda.

Este punto final a la violencia terrorista cerraba un ciclo iniciado por ETA más de medio siglo antes, en plena dictadura franquista. Fundada en 1958 por miembros escindidos de las juventudes del Partido Nacionalista Vasco, la organización Euskadi Ta Askatasuna (País Vasco y Libertad) cometió su primera acción violenta fallida en 1961 al intentar hacer descarrilar un tren, pero sus primeros asesinatos no llegaron hasta 1968 (algunos sostienen que su primera víctima mortal fue la niña Begoña Urroz en 1960, pero no hay pruebas concluyentes de su autoría). Desde entonces hasta el alto el fuego del 5 de septiembre de 2010, que acabaría siendo definitivo, ETA sembró el terror durante más de 40 años, también en democracia, mediante secuestros, atentados, extorsión económica –el "impuesto revolucionario"– y violencia callejera, dejando en el camino 829 muertos.

La reacción nacional e internacional al anuncio del fin de ETA en 2011 fue positiva y esperanzada, aunque cautelosa. Tanto el entonces presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, como el líder de la oposición, Mariano Rajoy, la ONU, políticos extranjeros como el francés Sarkozy o el estadounidense Obama y la prensa mundial lo celebraron como un triunfo de la democracia y el Estado de Derecho frente a la barbarie y la sinrazón. Más críticas fueron las asociaciones de víctimas del terrorismo y las fuerzas de seguridad, que calificaron el comunicado de "fraude" mientras ETA no se disolviese ni entregara sus arsenales de armas y explosivos. A día de hoy siguen sin resolverse esos aspectos y otros, pero la desaparición en la práctica de ETA como entidad activa es un hecho.

Etiquetas: ETA, España, Francia, País vasco, Políticos, terrorismo

COMENTARIOS