30 años de la catástrofe de Chernóbil

El 26 abril de 1986 la planta de energía nuclear de Chernóbil en Ucrania sufrió un catastrófico colapso de uno de sus reactores.

Restos de Chernóbil

El 26 abril de 1986 la planta de energía nuclear de Chernóbil en Ucrania sufrió un catastrófico colapso de uno de sus reactores.

Hace hoy treinta años sucedió uno de los mayores desastres medioambientales del planeta, en el que la cantidad de material radiactivo liberado fue 500 veces superior al de la bomba de Hiroshima en 1945. Alrededor de 600 bomberos, obreros y voluntarios participaron en las tareas de extinción del incendio y construcción del sarcófago que debía contener la radiación, más de 130.000 personas tuvieron que ser evacuadas y otras 220.000 recolocadas posteriormente.

La catástrofe empezó en el Reactor 4 durante una prueba de sistemas, poco después de la 1 a.m. del sábado, 26 de abril de 1986. Los trabajadores intentaron un apagón de emergencia, pero esto falló, causando que surgiera un exponencial aumento de la energía.

Según algunas estimaciones el reactor sobrepasó alrededor de diez veces la potencia normal de funcionamiento. La vasija del reactor se rompió y al quemarse trozos de material y chispas se dispararon en el aire por encima del reactor.

El combustible escapó en el exterior de la estructura de refrigeración del reactor lo que causó la destrucción de su cubierta. La placa superior del ensamblaje del reactor de 2.000 toneladas fue arrancada por la explosión, enviándola a través del techo.

El fuego resultante envió una precipitación altamente radioactiva en la atmósfera y sobre una enorme área geográfica.

El secretismo de la URSS provocó que una borrasca nuclear cruzara Europa. Tuvo que ser Suecia, un día después, quien avisara del desastre al registrar sus pluviómetros lluvia radiactiva.

Prípiat, localidad cercana a la central, alojaba a 52.000 personas en aquellas fechas. Allí vivían los científicos punteros de la URSS y sus familias. Después de 60 horas de emergencia, la población fue evacuada en un abrir y cerrar de ojos, en autobuses.

La zona sellada alrededor de Chernobyl fue abierta a los turistas en 2011, donde sólo se puede permanecer 10 minutos.

El lugar es un paraíso para los apasionados de la memoria histórica soviética, que según cuentan los lugareños organizan campañas de expolio en Prípiat varias veces al año, escapando al control del ejército ucraniano, que custodia el lugar.

Un área que se extiende originalmente 30 kilómetros en todas las direcciones desde la planta es llamada oficialmente la “zona de alienación”. Es en gran parte deshabitada, excepto por unos 300 residentes que se han negado irse.

Desde el año 2000, se publica el informe del Comité Científico de Naciones Unidas sobre los Efectos de la Radiación Atómica (UNSCEAR), en el que se recoge de año en año los incrementos significativos en la incidencia de cáncer de tiroides en los niños, y otras dolencias cardiovasculares en adultos. También se informó de un incremento en otros efectos no relacionados con un detrimento en la salud, como un índice alto de muertes violentas y los suicidios.

Etiquetas: URSS, bomba atómica

COMENTARIOS